jueves, 17 de agosto de 2017

Ibones de La Munia y Punta de los Ibones (2884 metros)

Circo de La Munia con Robiñera a la izquierda
Los ibones de La Munia o de Lalarri, también llamados Gorgos del Tromacal, se encuentran en un circo glaciar a los pies de los tresmiles de Robiñera y La Munia.

Para llegar a ellos hemos de dirigirnos hasta el valle de Chisagüés o del río Real, primer valle paralelo al de Pineta por el norte y separado del mismo por la modesta sierra de Espierba.

Por este valle discurre el GR-11, que comunica la localidad de Parzán con el valle de Pineta, por una pista que llega hasta el parking de la Plana de Petramula y que sigue ascendiendo hacia las antiguas minas de Liena situadas en la montaña de Ruego.

Valle de Chisagüés o del Río Real
Conviene informarse de su estado antes de adentrarse en ella y, en caso de duda, estacionar un par de kilómetros más abajo en una explanada junto a la borda Brunet

El recorrido se inicia en el parking de Petramula pero nosotros dejamos el coche en la mencionada explanada (1675 metros). Al tener que ascender al parking a pie aumentaremos el desnivel de la ruta 240 metros.

Tres Marías, collado de Añisclo y Treserols
En media hora de marcha llegamos al llano de Petramula (1915 metros), situado en la falda de la imponente cara norte de Comodoto, donde da comienzo el camino oficial. 

Allí encontraremos un poste direccional donde seguiremos las indicaciones hacia el Camino de las Pardas y Barrosa, dejando a la izquierda el GR-11 hacia el valle de Pineta

Próximos al collado de las Puertas 
Escasos metros después dejaremos la pista para tomar un sendero a la izquierda por el que comenzaremos a ascender hacia el glaciar de La Munia.

Entre extensas praderas herbosas iremos ganando altura de forma suave en dirección NO cruzando el barranco del Clot de los Gabachos (1960 metros), cuyo curso desciende del collado de las Puertas.

Volviendo la vista atrás veremos la sierra de Espierba y el pico Cuezo, el cordal de Maristás y Punta l’Orbar, la Cruz de Guardia, Pegueras y Bacibosa, las puntas Suelza y Fulsa, las peñas del reloj, la colladeta del ibón de Plan y el macizo de Cotiella.

Peña Blanca, ibón inferior y pico de La Munia
Poco a poco irá apareciendo la sierra d’as Zucas por encima del collado de las Coronetas, localizado entre el Comodoto y el pico de Petramula. La cara norte de las Tres Marías y La Suca, el collado de Añisclo, la Punta de las Olas y las Treserols también comenzarán a mostrarnos su belleza.

El sendero no tiene pérdida y tras aumentar su pendiente irá flanqueando la cara E de la Punta de las Puertas para dirigirse al collado homónimo, que se abre entre la sierra de Chinipro y Robiñera.

Peña Blanca desde el ibón superior de La Munia
El firme herboso irá desapareciendo dando paso a un terreno cada vez más pedregoso. Cuando llevamos 2 horas de camino, el sendero que llevamos desciende hasta cruzar el barranco del Clot de los Gabachos (2460 metros) para ascender hacia Robiñera.

En este punto debemos de abandonarlo para continuar ganando altura siguiendo un camino en dirección N por la margen derecha de este barranco hacia el collado de las Puertas.

Circo de Troumouse
Este nuevo sendero, bien marcado con hitos, discurre por un canchal entre dos inmensas pedreras que se desploman de la Punta de las Puertas y de Robiñera, aproximándose ambas en el collado.

En 10 minutos habremos llegado a este collado (2530 metros), desde donde veremos el ibón inferior, el collado y el pico de La Munia, Peña Blanca, el Tozal d’es Gorgos y las peñas del Hombre.

Circo de Troumouse. Al fondo, Vignemale, Cèstrede...
Bordeando la orilla derecha para acceder al ibón superior tendremos vista, por la zona de desagüe del ibón, de los picos Garién y Felqueral, del Pic Blanc o La Capilla, de la Punta del Puerto Viejo y del pico del Tromacal.

Pero, sobre todo destaca la panorámica hacia las Treserols y el glaciar de Monte Perdido, del Gran Astazou y de la Plana de Marboré. También observaremos la cara norte de la Punta de las Puertas y del Chinipro.

Circo de Troumouse. Al fondo, Long, Cambieil, Ardiden...
Tras un cuarto de hora ya tendremos visión del ibón superior de La Munia (2540 metros) donde haremos un pequeño descanso antes de ascender hacia el collado de La Munia

Por un sendero rocoso y descompuesto pero bien marcado con hitos y flechas de pintura blanca iremos ganando altura con fuerte pendiente hasta llegar a este collado (2855 metros) en 40 minutos desde el ibón superior.

Las Tres Marías y La Suca desde la cresta
Se trata de un collado fronterizo con gran panorámica del circo francés de Troumouse y del circo de La Munia. Desde el collado podemos crestear hacia el este y coronar el tresmil de La Munia o hacia el oeste hasta llegar a la cercana Punta de los Ibones (2884 metros).

Cresteamos hasta la Punta de los Ibones, donde paramos un buen rato a disfrutar de lo que nos rodea. Además de lo comentado anteriormente, divisamos gran parte del pirineo francés.

Treserols, Gran Astazou y Marboré desde la cresta
En el circo de Troumouse destaca la línea formada por los tresmiles de La Munia, la Pequeña Munia y los picos de Sierra Morena y Troumouse, además de la Punta Aires, el Heid, el Petit Pic Blanc y el Gerbats.

Buenas vistas hacia el macizo del Vignemale y los picos Cestrède, Ardiden, Cabaliros, Gabiédous, Mounherran y Pimené, así como del lac d’Esbarris y de los lacs des Aires.

El Comodoto separa valles de Chisagüés y Pineta
Bien visibles los picos Long, Campbieil y Éstaragne en la Reserva Natural de Néouvielle, sin olvidarnos de la Peña Montañesa y del macizo del Posets, entre otros muchos.

De regreso, rodearemos el ibón inferior de La Munia por su zona de desagüe antes de volver al collado de las Puertas. El resto del descenso se realiza por el mismo camino hasta la borda Brunet.

Borda próxima al río Real
Ruta lineal de 14’5 kilómetros de distancia con un desnivel positivo acumulado de 1200 metros realizada en 5 horas y media sin contar paradas.

Track de Wikiloc aquí.

Sigue nuestros vídeos en nuestro Canal de Youtube.

Sigue nuestra amplia galería fotográfica en Pinterest. Todas las fotos de nuestras rutas se encuentran aquí.

jueves, 10 de agosto de 2017

Petrechema (2371 metros) desde Linza

Aguja d'Ansabère desde el Petrechema
Clásico ascenso al pico Petrechema, una de las cumbres más populares de los Valles Occidentales ubicada entre el valle de Zuriza y el circo bearnés de Lescún.

Comenzamos a caminar en el refugio de Linza (1340 metros) siguiendo el GRT-13 hacia las foyas de la Solana y del Portiello de Larra y hacia Lescún. 

Desde el inicio ascenderemos de forma cómoda en dirección NE por las extensas praderas del Sobrante de Linza dejando atrás el Txamantxoia, la Peña Ezcaurre y los Alanos.

Dejamos atrás Linza y el Txamantxoia
Iremos cogiendo altura sobre la Foya del Ingeniero y el barranco de Petrechema por el alomado relieve de las campas herbosas ubicadas a los pies de la Paquiza de Linzola. Por este barranco es por donde volveremos, haciendo un recorrido circular.

Pasaremos por las cercanías de la fuente del Cubilar de Petrechema (1580 metros), donde cruzaremos un barranco que encontramos seco. Las marcas de GR escasean pero el sendero es evidente.

Laderas de la Paquiza de Linzola
La pendiente se irá acentuando e iremos dejando abajo la llanura donde asienta la cabaña pastoril de Linza, así como por la cabecera del barranco de Petrechema ya divisamos las siluetas del Mallo Acherito, del Sobarcal y del Chinebral de Gamueta.

Tras atravesar algunas zonas de lapiaz y ascender por una pradera rodeada de lirios llegaremos al collado de Linza (1935 metros) en poco menos de una hora y media desde el inicio. Hasta aquí, el camino coincide con el de la Mesa de los Tres Reyes.

Collado de Linza. Budogía, Mesa, Mouscaté y Petrechema
Desde el collado veremos la cresta de Budoguía, la Mesa de los Tres Reyes, el Mouscaté y el Petrechema. En este punto encontramos un cruce de senderos con un poste direccional con las indicaciones arrancadas.

Por la izquierda, el sendero GRT-13 continúa descendiendo hacia la Foya de la Solana en dirección a la Mesade los Tres Reyes. Nosotros cogemos el de la derecha y seguiremos ganando metros a media ladera por terreno herboso.

Paquiza de Linzola 
El camino no tiene pérdida, es muy cómodo y con una panorámica fantástica hacia la Mesa y la depresión kárstica por la que se ha de pasar para llegar a ella.

De frente tendremos el Petrechema, una pirámide perfecta que parece inaccesible pero que, conforme nos vamos acercando a ella, va perdiendo su imponente carácter.

En 25 minutos desde el collado de Linza llegamos a otro collado con un cruce de senderos sin señalizar (2080 metros) situado en la base del Petrechema, donde seguiremos el camino que gira bruscamente a la izquierda (N) para comenzar a encarar sus primeras rampas. El de la derecha continúa hacia el puerto de Ansó para descender al circo de Lescún. 

Cresta de Budoguía, Mesa y Table
El sendero cada vez va teniendo más piedra y se encuentra más descompuesto. Pocos metros después el camino vuelve a girar bruscamente (2120 metros), para bordear y enfilar el lomo cimero.

A partir de aquí es un sendero pedregoso e incómodo que nos dejará en la cumbre del Petrechema (2371 metros) tras dos horas y media desde Linza.

Podemos considerar el Petrechema un pico como tal o la antecima de la Gran Aguja d’Ansabère o pic d’Ansabère, una enorme mole rocosa sólo accesible por medio de escalada. 

Puerto de Ansó, Sobarcal, Acherito y Chinebral de Gamueta
Esta aguja calcárea, separada escasos metros del Petrechema, casi la podríamos acariciar con los dedos de no ser por la gran brecha vertical que la separa y que impide coronarla sin material adecuado.

Es frecuente encontrar un mar de nubes en la vertiente francesa, lo que hace que el esfuerzo tenga una recompensa aún mayor. El viento hacía correr velozmente las nubes creando ventanas que aprovechábamos para sacar fotos antes de que el cielo se volviera a cerrar.

Pequeña Aguja d'Ansabère, cubeta de Acherito, Acher...
Veremos abrirse el valle de Acherito con los picos Sobarcal, Acherito, Chinebral de Gamueta, Quimboas, Petraficha y Chipeta Alto, así como el Larraille cercando la cubeta donde asienta el ibón de Acherito.

Poco reconocibles por las nubes se intuyen Lenito, Peña Forca, el Castillo d’Acher, el Bisaurín, el Agüerri y la sierra de Secús, el Acué y los valles de Guarrinza y Aguas Tuertas.

Mesa de los Tres Reyes, Table, Billare y Dec de Lhurs
Al norte destaca la imponente Mesa de los Tres Reyes y su Table, la cresta de Budoguía, así como Le Billare y el Dec de Lhurs en la cresta d’Escoueste.

Y casi invisibles reconocemos en la lejanía las siluetas del Midi, del Balaitous, Frondiellas, Collarada, del Aspe, del Anayet y del Vértice

Tras un buen rato en la cima pusimos rumbo al puerto de Ansó descendiendo con fuerte pendiente la pala sur del Petrechema, pegados a su cresta y siguiendo un sendero marcado con hitos, con la mirada puesta en la atractiva Pequeña Aguja d’Ansabère.

En descenso hacia el puerto de Ansó
En media hora llegaremos al puerto de Ansó (2090 metros), también llamado collado de Petrechema, donde enlazaremos con la Senda de Camille en su etapa Lescún-Linza.

A partir de aquí iniciaremos el descenso hacia el refugio de Linza un precioso valle calizo siguiendo las marcas amarillas y verdes de la Senda de Camille.

Sobarcal, Acherito y Chipeta Alto
Terreno kárstico y agreste sin apenas vegetación, salvo algún ejemplar aislado de pino, por el que iremos perdiendo altura a media ladera por un sendero bien definido hacia la Foya del Ingeniero.

El camino se encajona entre las grandes paredes y pedreras que lo flanquean hasta llegar a un pequeño collado situado en la cabecera del barranco de Petrechema (1775 metros).

Poco a poco la vegetación volverá a colorear el paisaje y, tras poco más de una hora desde el puerto de Ansó, el camino descenderá rápidamente al fondo del barranco, donde atravesará unas herbosas praderas hasta adentrarse en la umbría de un bonito hayedo (1530 metros).

Foya del Ingeniero. Al fondo el puerto de Ansó
Un cuarto de hora después saldremos del bosque para llegar a la confluencia de los barrancos de la fuente del Cubilar y Petrechema (1415 metros), donde el sendero se ensancha y se convierte en pista.

Continuaremos por un extenso llano herboso junto al barranco de Petrechema hasta enlazar con un sendero (1380 metros) que deja la pista a la izquierda y se interna en otro pequeño hayedo.

Cruzaremos el barranco por un par de pequeñas pasarelas de madera en una zona donde encontramos un área recreativa con mesas y un panel informativo sobre la fauna que podemos encontrar por este lugar.

Pradera en la confluencia de los barrancos
A partir de aquí, caminaremos por el sendero accesible de Linza, dejando a la izquierda el sendero hacia el bosque de Gamueta, hasta llegar de nuevo al refugio pasando por las pistas de esquí de fondo.

Ruta circular de 13’6 kilómetros con un desnivel positivo acumulado de 1070 metros realizada en poco más de 5 horas sin contar paradas.

Sigue nuestros vídeos en nuestro Canal de Youtube.

En las proximidades del refugio de Linza
Track de Wikiloc aquí.

Sigue nuestra amplia galería fotográfica en Pinterest. Todas las fotos de nuestras rutas se encuentran aquí.

martes, 1 de agosto de 2017

Sestrales Bajo (2075 m.) y Alto (2101 m.) desde San Úrbez

Sestral Bajo y su Fraile
Hace unos días regresamos al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, en su sector Añisclo, para ascender a los Sestrales.

A estas dos aplanadas cimas se puede acceder desde Plana Canal o desde San Úrbez. La primera de ellas es una ruta sencilla al tener que superar unos 400 metros desnivel por un relieve alomado.

Sin embargo, desde San Úrbez el recorrido es más complejo por discurrir por zonas expuestas y tener que realizar algunas trepadas que con meteorología estable no presentan dificultad pero que, con terreno mojado o nieve, pueden complicarnos la actividad.

Una pedrera con el puente de San Úrbez
Se trata de una ruta exigente en cuanto a desnivel pero de una belleza paisajística de primer orden, dada la proximidad a los enormes cortados que se desploman al Cañón de Añisclo.

Comenzamos en el parking de La Tella (1050 metros), en el cruce Fanlo-Buerba, debido al cierre de la carretera de acceso a San Úrbez por el desfiladero de las Cambras y la prohibición de estacionamiento en el parking de la Ereta de Biés.

Verticales murallas de los Sestrales
Desde este parking ya veremos los Sestrales, esos inmensos paredones verticales que cierran el gran tajo de Añisclo por el este. Frente a ellos el Mondoto, de menor altura y entidad al que se asciende desde el pueblo de Nerín.

Descendemos por la carretera unos 600 metros en dirección San Úrbez hasta encontrar un sendero que, mediante lazadas, nos lleva directamente al parking de la Ereta de Biés (950 metros).

Seguiremos en descenso hacia la ermita y el puente románico de San Úrbez, dejando el camino hacia las cascadas y el molino de Aso a la izquierda. 

Desfiladero de las Cambras
Estamos dentro del Parque Nacional y un cartel nos recuerda la obligación de cumplir su normativa. Un corto sendero rodeado de boj nos deja en el mencionado puente (900 metros), junto al cual se indican muchos de los recorridos que podemos realizar por el Cañón.

Una vez cruzado el puente sobre el río Bellós enlazaremos con el GR-15, sendero que seguiremos hacia Bestué y los Sestrales, obviando las indicaciones hacia los núcleos de Sercué, Nerín, Vió y Buerba.

Faja superior hacia los Sestrales
A partir de este punto empezaremos a ganar altura de forma decidida rodeados de antiguos bancales y de una solana vegetación dominada por el boj, las carrascas y los robles.

Inicialmente caminaremos por un sendero, a tramos empedrado, paralelos a los muros de piedra de las bordas de Aso para, poco a poco, pasar a un firme más rocoso e incómodo por las numerosas canales y pedreras que se desprenden de las paredes de los Sestrales.

El sendero está perfectamente marcado con las marcas rojas y blancas del GR y se adentra en un frondoso bosque mixto, por cuyos claros podremos ver el puente de San Úrbez colgado sobre el río Bellós.

Pedrera que precede al collado de las Puertas
Tras 45 minutos de camino nos adentraremos en la umbría de un pequeño hayedo con ejemplares de gran porte y abundante musgo, donde el firme se almohadilla por la hojarasca.

A medida que ascendemos iremos viendo Ballibió y los picos Bramapán, Nabaín, el Tozal de San Miguel, Comiello y la sierra de Bolave, así como el embalse de Mediano y el Castillo de Samitier

El sendero discurre siempre contorneando los entrantes y salientes que realizan las escarpadas paredes de los Sestrales. Conforme ganamos altura irá apareciendo el pino en un camino rodeado de boj y coscoja.

Trepadas antes del collado de las Puertas
Una hora después, en un pequeño llano herboso tendremos una visión más abierta de Ballibió y los pueblos de Sercué, Nerín, Buisán y Fanlo, además del surco que el río Bellós ha horadado en la roca caliza durante años para abrirse paso hacia el río Cinca.

Ganada la cota de 1500 metros alcanzaremos una cornisa abalconada por donde llanearemos durante un kilómetro en dirección SE hasta llegar a una bifurcación. Tras 2 horas de camino dejaremos el GR-15 hacia Bestué y continuaremos en fuerte ascenso hacia los Sestrales.

Faja horizontal sencilla pero expuesta
En este tramo el sendero se estrecha y llega a una sencilla y corta chimenea por donde tendremos que progresar apoyando las manos.

Un cuarto de hora después, pasaremos por una pequeña zona de helechos y lirios antes de llegar al collado de los Pueyos (1595 metros), donde cambiaremos bruscamente de dirección a la izquierda (NO) siguiendo un sendero más abierto rodeado de boj, pino y erizón en flor. 

Llanearemos una media hora por una nueva cornisa horizontal situada por encima de la anterior, que volverá a darnos una pequeña tregua antes de atacar una larga y empinada pedrera (1690 metros). Parte de la pedrera es posible evitarla siguiendo la linde del bosque por la derecha.

Punta de las Puertas y Garrot del Diablo
Finalizado este duro tramo y tras algún apoyo de manos estaremos en el collado de las Puertas (1940 metros), donde se abre ante nosotros gran parte del Sobrarbe. Llevamos 3 horas y media de camino.

Bonito rincón para reponer fuerzas a los pies de la Punta de las Puertas o Tozal de Cuellobana, a la que se le une una fina cresta que finaliza en el Garrot del Diablo.

Unos escalones de roca rodeados de erizón serán el próximo paso a superar, por los que deberemos de progresar mediante sencillas trepadas siguiendo los abundantes hitos de piedra.

Castillo Mayor, Peña Altura y Bal de Chistau
Superados éstos, caminaremos unos metros por una estrecha y aérea faja herbosa que discurre entre la pared caliza del Sestral Bajo y un gran cortado que cae hacia Bestué.

Esta faja finaliza bajo una formación rocosa que se asemeja a una ventana, que da paso a una amplia canal (1980 metros) por donde accederemos a la meseta superior. La faja no se recomienda recorrer con el firme mojado ni con nieve.

Mondoto y Ballibió
La canal herbosa y rocosa es posible que nos requiera apoyar las manos en alguna ocasión. Cuando salgamos de ella (2020 metros) nos relajaremos al ver la llanura que precede a nuestros ya cercanos objetivos. 

Sin senda definida y caminando cómodamente entre prados y lapiaz, alcanzaremos la cima del Sestral Bajo (2075 metros) tras 4 horas desde La Tella.

Bordeando los abismos que se desploman al fondo del Cañón perderemos unos metros de altura para seguidamente ascender hasta el Sestral Alto (2101 metros) en 20 minutos.

Sestrales Bajo y Alto
El esfuerzo se ve recompensado por la panorámica que divisamos. Estamos en lo alto del Cañón de Añisclo, frente al impresionante corte del Mondoto y las Treserols, engullidas por las nubes en un ambiente fantasmagórico.

La sierra d’as Zucas y las Tres Marías aparecían tímida y momentáneamente, al igual que el circo de Gurrundué, la zona de los miradores de Revilla, el Portillón de Tella y la Peña Altura.

Las Treserols desaparecidas
Distinguimos numerosos núcleos como Laspuña, Ceresa, Escalona, Puértolas, Bestué, BelsierreGallisué, Buerba, Puyarruego, Vió, Fanlo, Buisán, Nerín, Sercué, Yeba, San Vicente, Labuerda, Aínsa y Gerbe

También las peñas Montañesa y del Solano, el Castillo Mayor, las puntas Lierga, Maristás y l’Orbar, los picos Pegueras y Bacibosa, el Tozal de Fubillons, las peñas de Sin, Artiés y San Martín y el macizo de Cotiella.

La sierra d'as Zucas abriéndose poco a poco
Podemos apreciar la garganta de Escuaín y el cordal desde Cuello Viceto a Cuello Ratón, por cuyas faldas discurre la pista de Plana Canal hacia el refugio de San Vicenda.

También es visible la zona de La Estiva, el barranco de la Pardina, sierra Custodia, Mondicieto, el Tobacor y el cordal que va desde la Punta Trallata o Pueyo de Ballarín hasta Punta Acuta y los miradores de Ordesa.

Ventana rocosa mirando al valle del Cinca
Además del cordal de Mondiniero y el Tozal de Comas, la sierra Coronas con su techo Suerio, la sierra de Metils, la Peña Canciás, el Tozal de Guara, el Oturia y el cordal de Gábalo, Manchoya y Pelopín.

Las nubes nos impedían ver, entre otras muchas cumbres, las sierras de Tendeñera y de la Partacua, el macizo del Posets, el Turbón y las puntas Suelza y Fulsa.

Ruta lineal de 16 kilómetros con un desnivel positivo acumulado de 1250 metros realizada en 8 horas y media sin contar paradas.

Sestrales desde La Tella
Track de Wikiloc aquí.

Sigue nuestros vídeos en nuestro Canal de Youtube.

Sigue nuestra amplia galería fotográfica en Pinterest. Todas las fotos de nuestras rutas se encuentran aquí.