jueves, 27 de octubre de 2016

Acué (2258 metros) desde Les Forges d'Abel

Castillo d'Acher desde el Acué
De nuevo regresamos al valle francés d’Aspe. Un valle por el que ya caminamos cuando ascendimos con raquetas al ibón de Estanés desde el parking de Sansanet. Esta vez cruzamos al país vecino para ascender al pico Acué (2258 metros) desde Les Forges d’Abel.

Les Forges d’Abel es un pequeño núcleo situado a 500 metros de la boca norte del túnel de Somport. En él se ubica la primera estación ferroviaria del antiguo Canfranero tras pasar la frontera y una central hidroeléctrica que aprovecha las aguas del barranco de Escalé o Espelunguère y las sobrantes del ibón de Estanés.

Cascada d'Espelunguère
Llegados a Les Forges d’Abel, ascenderemos unos 2’5 kilómetros la estrecha carretera por el interior del bosque, pasando por un pequeño túnel bajo la antigua vía de tren, hasta aparcar junto al edificio de la Centrale Électrique d’Estaens (1280 metros), desde donde empezamos a caminar.

Un cartel nos informa de que estamos dentro del Parc National des Pyrénées y nos recuerda su normativa. Nada más comenzar, la carretera se convierte en pista y, en unos minutos, llegaremos al pequeño parking d’Espelunguère (1330 metros) donde también es posible dejar el coche. 

Bosque d'Espelunguère
Junto a él, unos paneles informativos y un sendero que se adentra en un bosque de hayas en dirección al refugio de Arlet y el parking de Sansanet. 

El hayedo, una auténtica maravilla, nos acerca a la cascada d’Espelunguère en un par de minutos. Fantástico y tranquilo rincón. Con el otoño más avanzado será más espectacular si cabe.

Seguiremos avanzando por el sendero, acercándonos al barranco cada vez que podemos, hasta salir a una zona más despejada. Este sendero continúa paralelo al torrente dirigiéndose a un pequeño puente en dirección al parking de Sansanet o al ibón de Estanés por el Pas de l’Echelle

Cabañas Grosse y Atsout
Como nuestro camino no es ninguno de los mencionados, dejamos este sendero y giramos a la derecha para enlazar con la pista anterior. La seguiremos en sentido ascendente en dirección al refugio de Arlet acortándole algunas pequeñas lazadas, en un tramo que coincide con la Senda de Camille y con la HRP (Alta Ruta Pirenaica). 

En dirección norte, la pista se convierte en sendero y se adentra en el bonito bosque d’Espelunguère, rodeando la falda sureste del macizo de Acué.

Ya vemos el collado de Acué
A la hora de camino, saldremos a unos prados que dan acceso al valle de Couecq y volveremos a enlazar con la pista que habíamos dejado, ya con visión del collado de Acué, de la Punta Gabedallos (2245 metros) y del Pic d’Arri (2154 metros) que se intuyen entre las nubes bajas.

Veremos las cabañas de pastores de Grosse y d’Atsout en las que vende queso. Muy cerca de ellas, la pista se divide (1630 metros). Dejaremos a la derecha la que se dirige al refugio de Arlet y tomaremos la pista sin señalizar que asciende por la izquierda. 

Ibón de Estanés, Collarada, Lecherines Aspe y Llenas
Esta nueva pista gana altura con pequeñas lazadas y se dirige a la cabaña de Caillabère, que se esconde más arriba. Próximos a la misma, la pista atraviesa el barranco de Couecq.

En este punto nos saldremos de ella y remontaremos el curso del barranco hacia el evidente collado por terreno herboso siguiendo los dispersos hitos y alguna traza de sendero que encontraremos. Cruzaremos un par de veces su cauce buscando el mejor paso. 

Puntal de Secús y Bisaurín
En menos de dos horas llegaremos al collado de Acué o de Contende (2019 metros), donde realizamos una pequeña parada. Desde aquí ya gozamos de las vistas, así que todo lo que sea seguir ascendiendo mejorará lo que estamos observando.

Desde el collado, nos dirigiremos hacia el sur ganando altura suavemente por campas herbosas, siguiendo los hitos, bordeando la cara oeste de la Punta Gabedallos, que queda a nuestra izquierda.

De forma muy cómoda, en media hora llegaremos a un segundo collado (2150 metros) desde donde sólo nos quedará remontar la sencilla cresta hasta la cima del Acué, que alcanzaremos minutos después de las 2 horas y media de camino.

Macizo de Sesques, Midi d'Ossau y Palas
Hemos elegido un día perfecto para venir. Han desaparecido las nubes iniciales que cubrían las cumbres y nos encontramos en un extraordinario mirador fronterizo. A pesar de su modesta altitud, al estar aislada nos brinda unas vistas espléndidas. Todo un acierto.

El Acué, también llamado Pic de Gabedaille o Signal d’Espelunguère, es el último y más elevado pico del modesto y largo cordal que separa el Parque Natural de los Valles Occidentales del país vecino. 

Midi, Palas, Balaitous, Frondiellas e Infiernos
Este cordal está formado, entre otros, por los picos Rouge (2176 metros), Aillary (2216 metros), Arlet (2208 metros) y Arri, separando los valles de Guarrinza y Aguas Tuertas de la vertiente francesa d'Aspe.

Al sur, se divisa la sierra de Secús con el Puntal (2514 metros), la Cúpula (2421 metros) y el Bisaurín (2670 metros), el ibón de Estanés, los Lecherines, el Aspe (2645 metros), la Llena de la Garganta (2599 metros) y la Llena del Bozo (2559 metros). 

Bien visibles, las cimas del Circo de Ip, Collarada (2886 metros), La Moleta (2576 metros), los picos de La Tronquera, la Pala de Ip (2779 metros) y Punta Escarra (2751 metros). 

Guarrinza con Acherito, Petrechema, Mesa, Anie...
Cerca de ellas, el Anayet (2574 metros), el Vértice (2559 metros) y la Canal de Izas. Al fondo, presidiendo el valle de Tena, el Palas (2974 metros) y los tresmiles siempre presentes Balaitous, Frondiellas, Gran Facha, Infiernos, Garmo Negro y Argualas.

Al oeste, Guarrinza y Aguas Tuertas. Al fondo, los picos que custodian la Selva de Oza y el valle deAcherito, Peña Forca (2390 metros), Lenito (2339 metros), Sayéstico (2084 metros), Chipeta Alto (2175 metros), Petraficha (2186 metros), Quimboa (2182 metros), Anzotiello (2209 metros), Chinebral de Gamueta (2324 metros), el Mallo Acherito (2374 metros), Sobarcal (2257 metros) y Petrechema (2371 metros). 

Ibón de Estanés y Pas de l'Echelle
Más cercanos, el Agüerri (2447 metros) y el espectacular Castillo d'Acher (2384 metros), que desde esta posición es una muralla infranqueable. Además, la Mesa de los Tres Reyes (2446 metros), el Anie (2499 metros) y Le Billare (2308 metros) intuyéndose entre nubes el Circo de Lescún

Al este, La Raca (2277 metros) y la cresta formada por los picos Arnousse (2141 metros), Bénou (2264 metros), Belonseiche (2293 metros) y el pico de los Monjes (2349 metros) delimitan el Circo de Astún, sin olvidar el macizo de Sesques y el todopoderoso Midi d’Ossau (2884 metros). 

Guarrinza y Aguas Tuertas
Reponemos fuerzas un buen rato disfrutando del espléndido día. Muy a nuestro pesar iniciamos el descenso volviendo por la cresta al collado. Aquí desaparece el sendero y tendremos que descender hasta Aguas Tuertas en dirección sureste campo a través por pendientes herbosas que no ofrecen dificultad, buscando siempre las laderas menos pronunciadas.

Desde el collado, perderemos 500 metros de altura por las campas para llegar al llano del valle en poco menos de una hora y media. Metros antes, el GR-11 se desvía por el Puerto de Escalé hacia el ibón de Estanés y Candanchú (a cota aproximada de 1660 metros).

Paso d'Escalè o Col d'Escalé d'Aigue Torte
El valle de Aguas Tuertas es recorrido por el río Aragón-Subordán, que se retuerce formando los famosos meandros que dan nombre a este singular paraje. Los restos megalíticos que podemos encontrar en el valle nos hablan de la admiración que ya desde la prehistoria se tenía por este lugar.

Buscaremos el Paso de Escalé o Col d’Escalé d’Aigue Torte (1635 metros) siguiendo el curso del barranco hacia el este por unas praderas llenas de vacas. Este paso es una pequeña repisa donde el barranco de Escalé o Espelunguère se encajona y cruza a la vertiente francesa, donde sus aguas son aprovechadas en la central eléctrica d’Estaens.

Valle d'Espelunguère
Otro pequeño bosque de hayas nos vuelve a dejar sorprendidos, aunque aún le falta color para mostrar todo su esplendor otoñal. Cuando lo dejamos atrás llegaremos a la altura de la cabaña d’Espelunguère (1420 metros – 40 minutos), donde enlazaremos con la pista por la que hemos comenzado la ruta.

Seguiremos descendiendo volviendo a pasar por la cascada y por el parking d’Espelunguère para finalizar llegando a la Centrale Électrique d’Estaens con un buen sabor de boca por todo lo visto en este bonito recorrido.

Próximos a la cascada d'Espelunguére
Ruta circular de 11’5 kilómetros y un desnivel positivo acumulado de 1050 metros realizada en 5 horas sin contar paradas. El ascenso al pico Acué fue realizado en 2 horas y media y el regreso por el Paso de Escalé en otras tantas.

Track de Wikiloc aquí.

Sigue nuestros vídeos en nuestro Canal de Youtube.

Sigue nuestra amplia galería fotográfica en Pinterest. Todas las fotos de nuestras rutas se encuentran aquí.

jueves, 20 de octubre de 2016

Ascensión a Nabaín o Santa Marina (1796 metros)

La atalaya de Ascaso
A pesar de su modesta altura, el pico Nabaín o Santa Marina (1796 metros) es un mirador espectacular del Pirineo. Otra de esas cumbres que, sin exigirnos demasiado esfuerzo, nos ofrece buenas vistas allá donde mires.

En abril del año pasado ya estuvimos en su cima. En aquella ocasión hicimos una circular desde Ascaso siguiendo el PR-HU-185 hacia Morillo de Sampietro para coger un barranco seco y un inexistente sendero que discurre, de forma literal, por encima de un manto de erizones. Fue un incómodo ascenso poco recomendado si no se va con GPS.

Cortados hacia el valle del Ara (abril 2015)
Esta vez ascenderemos por la vía normal y descenderemos por el recientemente desbrozado Camino de Las Carboneras hasta el mirador de Jánovas, con el aliciente de conocer este nuevo sendero.

Para llegar hasta Ascaso hemos de tomar una pista forestal de 4 kilómetros, de los que sólo uno de ellos está asfaltado. Esta pista se toma desde la carretera Fiscal-Boltaña, unos 3 kilómetros antes de esta última localidad.

Alguno de los muchos fósiles que vemos
La pista se encuentra en buen estado y va ascendiendo con algunos zig-zags para salvar los más de 300 metros de desnivel que separan este pequeño pueblo del valle del Ara. Pasaremos por la casi desapercibida Pardina de Santa María (760 metros), donde encontramos un reloj de sol en una de las pocas paredes que aún resisten en pie.

La aldea de Ascaso se encuentra en lo alto de una loma montañosa, dominando desde su posición la ribera del Ara. Sus seis casas, algunas rehabilitadas, se disponen en una única calle y son un referente de arquitectura tradicional pirenaica. 

Valle del Ara. Boltaña, Aínsa y Guaso (abril 2015)
El pueblo es conocido por su famoso reloj de sol, ubicado en la pared sur de la vieja herrería, junto al lavadero y la pequeña plaza que da acceso al pueblo. 

Cuando me relumbre el sol acércate paso a paso, y sabrás la hora que es en esto reló de Ascaso”, podemos leer bajo sus pinturas al fresco. No es el único reloj, porque en la torre de la iglesia, encontramos otro mucho más sencillo sin pinturas que lo adornen.

Peña Montañesa  y macizo de Cotiella (abril 2015)
Hasta la década de los 90 no se construyó la pista forestal que hoy lo comunica con el valle, haciendo de éste un lugar aislado y tranquilo. Cada año desde 2012, en el mes de agosto se realiza aquí la Muestra de Cine Más Pequeña del Mundo

Metros antes de llegar a Ascaso, a mano izquierda, veremos una pista de acceso restringido que asciende una corta pendiente salvando antiguos bancales. Es en esta pista donde se inicia nuestro camino. Aparcaremos en los ensanches de la carretera antes de entrar al pueblo.

Treserols, Tres Marías y Añisclo (abril 2015)
Seguiremos la pista hacia a la izquierda pasando junto a unos panales para llegar a un prado vallado. Pocos metros después, encontraremos un hito de piedras (1050 metros), punto donde hemos de salirnos de la pista para comenzar a remontar sin tregua la piedra caliza siguiendo los abundantes hitos. Sin apenas vegetación, algún boj resiste anclado en las grietas de la roca.

Este tramo de piedra está plagado de fósiles, prueba de que el origen de estas rocas es marino. De vez en cuando conviene darnos la vuelta y ver las amplias vistas hacia la Peña Montañesa (2291 metros), el macizo de Cotiella y el valle del Ara con la inconfundible torre de la iglesia de San Salvador de Guaso al fondo.

La Solana, Yeba, Partacua, Tendeñera y Ordesa (abril 2015)
En poco más de media hora llegaremos a un característico montículo de piedra (1350 metros). Rebasado éste, los hitos van buscando los vertiginosos cortados de la sierra de Santa Marina, que se precipitan hacia el Congosto de Jánovas allí donde el Ara, el último río virgen del Pirineo, ha modelado pacientemente su curso por el desfiladero. 

Un desfiladero donde se tenía la intención de construir una presa que embalsara sus aguas. Afortunadamente, jamás se llevó a cabo este proyecto pero, desgraciadamente, supuso la expropiación forzosa de muchos pueblos próximos como Jánovas, Lavelilla y Lacort, entre otros muchos.

Ordesa. Mondarruego, Gallinero y Tobacor (abril 2015)
Este es el triste capítulo de la despoblación en el Sobrarbe. “Sobrabas país, sólo querían agua, montañas y electricidad”, un fragmento del tema “País Perdido” que la Ronda de Boltaña dedica a este cruel abandono.

Veremos un enorme pliegue en las rocas que forma la colina de Ferrera (1392 metros). Aquí, el Ara ha seccionado este pliegue de forma trasversal dejando al descubierto su estructura interna, formando el anticlinal de Boltaña.

Poco a poco, la roca va desapareciendo dando paso al boj y al erizón. En 20 minutos más, llegaremos al filo de la cresta (1460 metros). Buen momento para un breve descanso observando sus imponentes murallas y el vuelo de alguna rapaz.

Campol, San Felices de la Solana y Giral
A partir de aquí, el sendero cambia de dirección al norte y reduce su pendiente para dirigirse a la ya cercana cima de Nabaín.

Llegaremos al collado de Olavallo (1630 metros), donde dejaremos atrás el desvío hacia Jánovas, por el que regresaremos, y remontaremos cómodamente los últimos metros inmersos en la niebla y rodeados de un mar de erizones. Nos ha costado una hora y media desde Ascaso.

Ruinas de la ermita de Santa Marina (abril 2015)
Nabaín es el punto más alto del anticlinal de Boltaña. En su cima se encuentra la ermita de Santa Marina (s. XVI-XVIII), lamentablemente en ruinas al parecer por el impacto de un obús durante la Guerra Civil. Hasta aquí acudían en peregrinación muchos vecinos de los pueblos de La Solana

Desde aquí se divisa gran parte del Sobrarbe. Al oeste, bajo nuestros pies, el solitario valle de La Solana, afectado también por el proyecto del embalse de Jánovas. Con buena vista, aún podemos ver algunos de sus núcleos como Campol, San Felices, Gere, Burgasé, Giral, Castellar y San Martín de la Solana, donde se ubica un hotel. Al fondo, se observa la sierra de Coronas y su techo, el pico Suerio (1954 metros).

Camino de Las Carboneras
Más al norte se encuentra Ballibió, con los visibles pueblos de Buerba, Vió, Yeba y el despoblado de Ceresuelaéste último en la falda del pico Comiello (1890 metros), punto más alto de la sierra de Bolave.

El día no es el mejor para las cámaras, hay calima y está muy nuboso por el norte. A duras penas, podemos ver las paredes del Cañón de Añisclo, los Sestrales y el Mondoto (1962 metros), y el Castillo Mayor (2014 metros). 

Ni rastro de las Treserols ni de las Tres Marías. Tampoco de las sierras de la Partacua y Tendeñera. Una pena.

Asoma la Peña Montañesa
Al sur, la ribera del Ara y la conocida Peña Canciás (1928 metros), hasta el Tozal de Guara (2077 metros) ya en la distancia.

Al este, algo más visible, el macizo de Cotiella, las peñas Montañesa (2291 metros) y del Solano (1916 metros), Laspuña y Punta Lierga (2267 metros). Por detrás, el macizo del Posets, el Bachimala (3176 metros) y las puntas Suelza (2972 metros) y Fulsa (2865 metros) brillaban por su ausencia.

Anticlinal de Boltaña en el Congosto de Jánovas
Tras un buen rato de comida y descanso, iniciamos el camino de regreso. Poco a poco la calima va desapareciendo, dejando mejores luces conforme vamos descendiendo. En 15 minutos llegaremos collado de Olavallo, donde se encuentra el cruce hacia Jánovas y ahora sí que tomaremos esta dirección.

Este sendero se ha recuperado este año y es una perfecta alternativa para no volver por el mismo camino. Está balizado por la Zona Zero de Aínsa con algunas estacas de madera y con marcas de pintura. 

Anticlinal de Boltaña
Continuaremos rodeados de erizón bajo unas nubes que dejaban entrar mínimamente los rayos del sol, disfrutando de los acantilados de esta sierra desde otra perspectiva.

Los pliegues de la colina de Ferrera y el Congosto de Jánovas centran toda nuestra atención. Los pueblos de Ascaso, Boltaña, Aínsa, Coscojuela de Sobrarbe, Guaso, Silves, Jánovas, Albella, Planillo, San Felices de Ara y el embalse de Mediano se localizan perfectamente. 

Ascaso. Iglesia de San Julián y su reloj de sol
Las vistas se reducen al adentrarnos en un bosque orientado al sur donde predomina el boj, el pino y la carrasca (1370 metros). El sendero, perfectamente limpio y señalizado, desciende hasta encontrarse, tras poco más de una hora de bajada, con una variante que asciende a Nabaín por las fajas (1150 metros).

Seguiremos descendiendo por el camino de Las Carboneras sin sobresaltos hasta el Congosto de Jánovas donde enlazaremos con la carretera (710 metros – una hora), por la que recorreremos los últimos 500 metros hasta la entrada a Jánovas. Extremar la precaución en este tramo, la carretera es estrecha, tiene curvas cerradas sin visibilidad y apenas hay arcén.

Reloj de sol de Ascaso
Recomendable un paseo por el pueblo pasando por su puente colgante. Su pasado es una triste historia que cambió la vida de sus habitantes, los mismos que hoy siguen luchando por volver a recuperar lo que les pertenece.

Algunos de ellos intentan reconstruir el pueblo y han comenzado por la escuela y la fuente. Esperamos que se siga haciendo justicia para que Jánovas vuelva a sus orígenes.

Si visitas Ascaso en verano, un buen lugar de baño son sus cercanas pozas, donde el agua ha excavado en la roca caliza una sucesión de 30 pequeñas pozas donde podremos refrescarnos. Basta con seguir el PR-HU-185 hacia Morillo de Sampietro unos 15 minutos hasta llegar a un puente de piedra donde se ubican estos saltos de agua.

Calle única de Ascaso
Ruta de 9 kilómetros de distancia con un desnivel positivo de 820 metros y negativo de 1120 metros realizada en 3 horas y 45 minutos sin contar paradas. Una hora y media de ascenso y 2 horas y cuarto de descenso sin contar paradas. Es necesaria una combinación de vehículos, dejando uno en Ascaso y otro en Jánovas.

Track de Wikiloc aquí.

Sigue nuestros vídeos en nuestro Canal de Youtube.

Sigue nuestra amplia galería fotográfica en Pinterest. Todas las fotos de nuestras rutas se encuentran aquí.

jueves, 13 de octubre de 2016

Circular al coloso Midi d'Ossau y Pic Peyreget

Rayos de sol por la Fourche
Esta semana os contamos una ruta distinta a lo habitual porque discurre en su totalidad por el país vecino. Nos adentramos en el Parc National des Pyrénées para realizar la circular al emblemático y atractivo Midi d’Ossau.

Se trata de una ruta variada, entretenida y cambiante a la que si, además, le añadimos el poder ascender al Peyreget (2487 metros), es simplemente perfecta.

Iniciamos la ruta en el parking inferior del Lac de Bious-Artigues (1290 metros), aunque también podemos comenzar desde el Portalet y ascender al refugio de Pombie por la vía normal de acceso al Midi. Empezar en Bious-Artigues tiene la ventaja de que es la única forma de realizar la circular sin tener que hacer un recorrido de aproximación al itinerario.

Valle y Gave de Bious
Para llegar hasta aquí, hemos de cruzar la frontera del Portalet y descender por el valle francés de Ossau durante 15 kilómetros. Dejaremos a la derecha el Lac de Fabrèges y el desvío al famoso Petit Train d’Artouste

Antes de entrar a la población de Gabas, un desvío a la izquierda en una curva pronunciada nos adentra en la estrecha carretera que, paralela al Gave de Bious, en 4 kilómetros nos deja en el parking mencionado. Esta carretera puede encontrarse cerrada en invierno y primavera a causa de la nieve y el riesgo de aludes.

Valle de Bious 
Desde el parking veremos una carretera que asciende en zig-zags hasta alcanzar la altura de la presa que almacena las aguas del embalse de Bious-Artigues. 

Acortaremos las lazadas por los senderos GR-10 y GR-108 que nos acercarán al embalse (1420 metros) en 25 minutos, que se encuentra totalmente vacío por estar realizándose trabajos de mantenimiento.

Rodeamos el embalse por la izquierda y nos encontraremos un pequeño parking superior. Junto a él, varias indicaciones, entre ellas la del Tour des Lacs d’Ayous y la del Tour de l’Ossau par Peyreget, que es por la que tenemos que seguir. Veremos un sendero que desciende del bosque procedente del valle de Magnabaigt, por el que regresaremos en el último tramo de ruta para finalizar la vuelta al Midi.

Cara suroeste del Midi
La carretera da paso a una pista que, en los tramos de mayor pendiente, se encuentra asfaltada. Entramos en un precioso bosque de hayas donde podemos ver además ejemplares de roble y abeto, siempre acompañados por el sonido del Gave de Bious, que cruzaremos un par de veces por pequeñas pasarelas.

Minutos antes de cumplir la hora de camino llegaremos Pont de Bious, donde dejaremos a la derecha el GR-10 hacia los Lacs de Ayous para continuar el Tour de l‘Ossau por el GR-108. Cruzaremos de nuevo el río y disfrutaremos del verdor de los llanos del valle de Bious.

Cabane de Peyreget y picos Paradis, Casterau y Monjes
Estamos solos recorriendo este paraje por lo que lo disfrutamos muchísimo. Ya vemos la cara noroeste del que va a ser nuestro fiel compañero a lo largo de la ruta, que ya de primeras nos deja la entrada de los rayos de sol por la Fourche, separación de sus dos cimas más altas, el Grand (2884 metros) y el Petit Midi (2807 metros).

La silueta de las montañas se refleja en las serpenteantes y calmadas aguas del río y los contrastes dan mucho juego para las cámaras. Esto unido a que el sol va entrando y llenando de luz la gran alfombra herbosa hace que el paisaje esté en continuo cambio.

Lac de Peyreget y Midi d'Ossau
Tras recorrer el valle de Bious, llegaremos al Pied des Arazures (1580 metros – 15 minutos), donde dejaremos el GR-108 y nos desviaremos hacia el interior de un bosque mixto de hayas y abetos para ganar altura con decisión siguiendo las indicaciones hacia el Lac de Peyreget y el refugio de Pombie.

Ascendemos mediante lazadas durante media hora un exigente tramo por la umbría del bosque. En su linde, pasados los 1800 metros de altura, hacemos un breve descanso porque la sombra desaparecerá de aquí en adelante. Ya vemos las aguas del más inferior de los Lacs de Ayous, el Lac Roumassot, y los picos Casterau (2227 metros), Paradis (2129 metros) y el pico de los Monjes (2349 metros).

Cara sur del Midi desde el Peyreget
Continuamos el camino pasando por las proximidades de la Cabane de Peyreget, enlazando con la Alta Ruta Pirenaica, procedente de Astún, para llegar al Lac de Peyreget (2070 metros) en 35 minutos desde el descanso anterior. 

Desde el ibón, ubicado en la base del Peyreget, se nos abren dos posibilidades de ascenso a su cima. La vía normal es ascender por el Col de Peyreget, el collado que queda entre el Midi y el Peyreget, por un caos de roca granítica, y la otra alternativa es continuar el sendero por la derecha (sur) hasta el Col de l’Iou (2194 metros).

Lecherines, Aspe, Bisaurín, La Zapatilla...
Optamos por la segunda opción, llegando al Col de l’Iou en 15 minutos. Aquí comienza el ascenso directo por una ladera herbosa con fuerte pendiente. Son 300 metros de desnivel en apenas 750 metros de distancia. Nos encontramos algún hito que nos ayudará a progresar con facilidad. La subida no entraña peligro ni es complicada exceptuando el fuerte desnivel.

En media hora de esfuerzo, llegaremos a la cima del Peyreget (2487 metros – 3 horas y cuarto desde el inicio). Frente a nosotros, la cara sur del coloso e imponente Midi, que hace sentirnos pequeños. El color negro de los restos de magma de su pasado volcánico y la verticalidad de sus paredones engrandecen su impresionante figura. 

Infiernos, Garmo Negro, Argualas...
Localizamos un sinfín de cumbres, como los picos Lurien (2826 metros), Palas (2974 metros), Arriel (2824 metros), los tresmiles del Balaitous, las Frondiellas, Infiernos, Garmo Negro, Argualas y Gran Facha, el Portalet, el Pacino (1965 metros) y la Peña Foratata (2341 metros).

El Anayet (2574 metros) y sus ibones, el Vértice (2559 metros) y los picos Culivillas (2509 metros), Arroyeras (2556 metros) y Espelunziecha (2399 metros), así como la sierra de la Partacua con las peñas Telera (2762 metros) y Retona (2775 metros) presidiendo la Bal de Tena.

Lacs de Ayous con el Pirineo Occidental al fondo
Cerrando el Circo de Ip, Punta Escarra (2751 metros), la Pala de Ip (2779 metros), Collarada (2886 metros), La Moleta (2576 metros) y los picos de la Tronquera.

Bien visible la línea fronteriza del Cuyalaret (2286 metros), Anéou (2364 metros), Peña Blanca (2365 metros), el pico de la Canal Roya (2345 metros) y Malacara (2268 metros). Además, La Raca (2277 metros) en Astún, La Zapatilla de Candanchú (2225 metros) y la sierra de Aísa con los Lecherines, el Aspe (2645 metros), la Llena de la Garganta (2599 metros) y la Llena del Bozo (2559 metros).

Escarra, Pala de Ip, Collarada, La Moleta, Anayet...
Más cerca, el collado y el pico de los Monjes, el lago y el Pic Casterau, el Paradis, la Plaa de las Bacques, los picos Bielle (2313 metros), Hourquette (2384 metros), las Tres Poundettes y Larry (2337 metros), los lagos Bersau, Gentau y Roumassot y el refugio y la cresta de Ayous.

Más al oeste, destacan los picos de los Valles Occidentales, como el Bisaurín (2670 metros), el Castillo de Acher (2384 metros), Chipeta Alto (2175 metros), Petraficha (2186 metros), Quimboa Alto (2182 metros), Anzotiello (2209 metros), Chinebral de Gamueta (2324 metros), el Mallo Acherito (2374 metros), Sobarcal (2257 metros), Petrechema (2371 metros), la Mesa de los Tres Reyes (2446 metros) y el Anie (2499 metros).

Lacs de Pombie, Balaitous, Palas, Lurien...
Tras la parada de rigor, descenderemos hasta el Col de Peyreget (2320 metros) para continuar rodeando el Midi, ahora por su vertiente sureste. Veremos unos pequeños ibones y uno de mayor tamaño, el Lac de Pombie, en cuya orilla podemos ver el refugio del mismo nombre.

El sendero continúa hasta el refugio pero decidimos acortar trazando una diagonal en descenso por la Grand Raillère, una incómoda pedrera compuesta por grandes bloques de roca, situada en la falda del Midi.

Uno de los ibones de Pombie y el Balaitous 
Más adelante, volveremos a enlazar con el camino procedente del refugio de Pombie y ascenderemos al Col de Suzon (2127 metros), desde donde parte la vía normal de ascenso al Midi. Ubicado en la base del Pic Saoubiste (2261 metros), llegaremos hasta este collado en una hora y media desde lo alto del Peyreget. 

En el collado, se nos abre el largo valle de Magnabaigt, bajo la cara noreste del Midi que, desde este punto, parece menos intimidante por su silueta redondeada. Recorrer el valle nos llevará cerca de una hora de ameno y cómodo descenso, contemplando a nuestra izquierda las afiladas aristas de los Cornes de Moundelhs y a nuestra derecha la cresta de los picos Chérue (2198 metros) y Lavigne (2018 metros).

Valle de Magnabaigt
Veremos un desvío hacia una cabaña en la que venden queso y nos adentraremos en un frondoso, sombrío y precioso hayedo por donde la pérdida de altura es más brusca, dejándonos de vuelta en el Lac de Biuos-Artigues en poco más de media hora.

En otros 20 minutos, desandaremos el camino desde la presa del embalse hasta el parking inferior donde hemos dejado los coches, poniendo así fin a una ruta espectacular, de las que no deben faltar en tu cuaderno.

Col de Suzon y cara noreste del Midi
La vuelta al Midi nos introduce en una diversidad de parajes y nos permite apreciar todas las caras de esta joya de la naturaleza. Verdes valles, lagos, ríos y bosques rodean a este emblema que es considerado uno de los macizos más espectaculares del Pirineo.

Ruta circular de 17’5 kilómetros de distancia y un desnivel positivo de 1320 metros realizada en 6 horas y media sin contar paradas. Si no se quiere ascender al Peyreget, el desnivel se queda en unos sencillos 1000 metros.

Compañero de camino
Track de Wikiloc aquí.

Sigue nuestros vídeos en nuestro Canal de Youtube.

Sigue nuestra amplia galería fotográfica en Pinterest. Todas las fotos de nuestras rutas se encuentran aquí.

jueves, 6 de octubre de 2016

La Valle de Escuaín y cuellos Viceto y Ratón

Monte Perdido, Soum de Ramond y Punta de las Olas
Esta semana nos adentramos en el sector más desconocido del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido pero no por ello menos interesante, la Garganta de Escuaín.

Se trata de una zona que se encuentra mucho menos frecuentada que el resto de sectores del Parque, los valles de Ordesa y Pineta y el Cañón de Añisclo. Es por ello que aquí gozamos de la tranquilidad de la que carecen sus vecinos.

Escuaín da mucho juego y ofrece una gran amplitud de paisajes. Sin tener unos desniveles potentes, nos podemos aproximar con facilidad a la cornisa superior de Añisclo y tener una vista privilegiada de las Tres Marías y de las Treserols.

Borda de camino a La Valle
Para llegar a este pequeño núcleo tenemos dejar atrás el pueblo de Puértolas, continuar hasta el cruce con Bestué y seguir la estrecha carretera que, rodeando por el este la mole del Castillo Mayor (2014 metros), nos llevará hasta Escuaín. En su entrada hay una pequeña explanada donde podemos dejar el coche (1210 metros).

Al lado de esta explanada encontraremos paneles informativos y el inicio de nuestro camino. Se trata de una pista de uso restringido que, en estos primeros metros, coincide con el GR-15 en dirección a Bestué y San Úrbez

Observatorio de aves
En unos minutos, tras dejar a la izquierda el GR y pasar una barrera, veremos señalización hacia Cuello Viceto, San Vicenda, La Valle y el puente de Los Mallos.

Seguiremos la pista durante aproximadamente 5 kilómetros rodeados de pino, boj y algún ejemplar aislado de serbal y acebo, en los que veremos una restaurada borda, un escondido abrevadero y una fuente. En los claros que nos deja el bosque podemos ver los paredones de la sierra de las Zucas, el Circo de Gurrundué y el todavía lejano Cuello Viceto.

La Valle, Castillo Mayor, Peña Montañesa y Cotiella
Tras hora y cuarto de camino, llegaremos a una pradera donde hay un cercado de ganado conocido como el Corral de la Corona, y un observatorio de aves rapaces (1510 metros). Aquí la pista y el bosque finalizan y se abre la panorámica de La Valle. A escasos metros, dejaremos a la derecha la desviación hacia el puente de Los Mallos.

A partir de aquí, remontaremos La Valle a media ladera por senderos que se van difuminando y cruzaremos un par de barranqueras. A pesar de ir algún rato campo a través, la dirección que hemos se seguir no ofrece dudas al tener siempre visible Cuello Viceto.

La Suca y las Tres Marías
Avanzando por extensos pastizales paralelos a la margen derecha del barranco Carcil, que alimenta con sus aguas al río Yaga, nos iremos acercando al collado, con vistas sobre el Tozal de San Vicenda (2093 metros), del Tozal d’o Basón (2132 metros), La Suca (2802 metros) y de las estéticas Tres Marías.

En tres horas llegamos a Cuello Viceto (2002 metros), desde donde la vista es realmente espectacular. Encontramos una sana convivencia entre vacas y ovejas pastando alrededor de un abrevadero. Disfrutamos unos minutos de la panorámica sobre el macizo calcáreo más alto de Europa, el Monte Perdido.

Sestrales y Mondoto, las paredes de Añisclo
Con una simple mirada vemos Sierra CustodiaMondicieto (2384 metros), los barrancos de Arrablo, de La Capradiza y de La Pardina, los tresmiles de Monte Perdido, el pico Añisclo o Soum de Ramond y la Punta de las Olas, la Torre de Góriz, La Suca, las Tres Marías y el corte del Cañón de Añisclo.

A nuestra izquierda (sur) se alza el Tozal de San Vicenda, por cuya falda este caminaremos en busca del cordal por el que volveremos a Escuaín. Iremos llaneando de forma cómoda por pastos de alta montaña hasta enlazar con el Cuello Piedra Ficata (2014 metros).

Circo de La Sarra
Este cordal consiste en una serie de altibajos en los que iremos coronando modestas lomas herbosas, siendo la primera de ellas el Tozal d’o Basón, al que llegamos tras 35 minutos desde Cuello Viceto.

Esta cima se puede evitar siguiendo el visible sendero que, a media altura, la rodea en dirección sureste aunque recomendamos su ascenso para ganar más panorámica. Apenas significa esfuerzo extra y merece la pena por ser el punto más alto de la ruta.

Pico Añisclo, Punta de las Olas, La Suca y las Tres Marías
Seguiremos el cordal en descenso para llegar a la Plana Sorripas (1954 metros), un llano ubicado entre el Tozal d’o Basón y la Forqueta Sorripas (1971 metros), para ascender a ésta última en otros 25 minutos. La Forqueta marca el límite del Parque Nacional, por el que caminaremos hasta Cuello Ratón.

Volveremos a perder altura hasta la Collada Gratacuastas (1774 metros) para remontar la loma del Tozal de Cachifolluso (1811 metros – 25 minutos).

Castillo Mayor, Montañesa, Punta Lierga y Cotiella
Al este, frente a nosotros desde que hemos comenzado esta sucesión de pequeñas cimas, tenemos el impresionante macizo de Cotiella, la cresta de las peñas Las Diez (2568 metros), Las Once (2658 metros) y Mediodía (2568 metros), la cubeta donde se halla la Basa la Mora, Es Litás (2623 metros), los Mobisones y las peñas de Sin (1643 metros) y Artiés (1642 metros).

Los picos Pegueras (2045 metros), Maristás (2419 metros) y Punta l’Orbar (2420 metros), parte de la sierra de Chía, el Castillo Mayor, las peñas Montañesa (2291 metros) y del Solano (1916 metros), las puntas Lierga (2267 metros) y Suelza (2972 metros) y el Puntón de las Brujas de Tella con sus ermitas de Fajanillas y de la Virgen de la Peña.

Circo de Gurrundué y Tres Marías
Al norte, el camino recorrido por La Valle, la sierra de las Zucas con las Tres Marías, las puntas de La Monesma (2677 metros) y Verdes (2617 metros), los circos de Gurrundué y de La Sarra, el Portillón de Tella, la Peña Altura (2289 metros) y la Pala de Montinier (2593 metros), los pueblos de Revilla, Lamiana y Arinzué, el barranco de Angonés y la Garganta de Escuaín.

Al sur la pista de Plana Canal, los Sestrales, el Mondoto (1962 metros), Bramapán (1546 metros), los pueblos de Puértolas, Belsierre, Puyarruego, Laspuña y Escalona, el despoblado de Muro de Bellós, el río Cinca y el embalse de Mediano. Incluso, con buena vista, podemos observar la fortaleza de Muro de Roda, el lejano Castillo de Samitier y el embalse de El Grado.

El arco iris aporta más colorido
Con la única compañía de las vacas que pastan por estos lares iremos agotando el cordal. Del Tozal de Cachifolluso descenderemos hasta la Collata Ascal (1695 metros) para ascender a la última cima, el Tozal de San Martín (1776 metros), con la imponente y abrupta cara norte del Castillo Mayor frente a nosotros.

De nuevo en descenso, llegaremos a Cuello Ratón (1688 metros – 30 minutos), por donde el GR-15 se abre paso comunicando los núcleos de Escuaín y Bestué. Seguiremos las marcas de este GR que, en fuerte descenso por el interior de un pinar, nos dejará en la pista restringida de Escuaín en poco menos de una hora, a escasos metros del pueblo.

Castillo Mayor desde Cuello Ratón
Ubicado entre verdes prados y frondosos bosques, Escuaín conserva el encanto del pasado. El pueblo se encuentra en un llano sobre la garganta que el río Yaga ha ido excavando durante siglos en la roca.

Su pequeño casco urbano intercala casas rehabilitadas con otras en ruina. Destacar su iglesia de San Pedro (s. XVI), en serio peligro de derrumbe, el circuito de los miradores y una oficina de información del Parque Nacional. 

Escuaín y la sombra del Castillo Mayor
Ruta circular de 15’5 kilómetros de distancia con un desnivel positivo de 1050 metros realizada en 6 horas sin contar paradas.

Track de Wikiloc aquí.

Sigue nuestros vídeos en nuestro Canal de Youtube.

Sigue nuestra amplia galería fotográfica en Pinterest. Todas las fotos de nuestras rutas se encuentran aquí.