miércoles, 29 de junio de 2016

Puntas de O Bozo, Napazal, Petrito y Mesola desde el valle de Aísa

Cascadas de Igüer
Hace un par de semanas nos fuimos a la cabecera del valle de Aísa para ascender a un cordal que conecta varias sencillas cimas desde las que se contemplan unas vistas de escándalo.

El punto de inicio se encuentra en el parking de Rigüelo (1490 metros). Para llegar hasta aquí, tenemos que pasar la localidad de Aísa y continuar 8 kilómetros la carretera que remonta la margen derecha del río Estarrún, dejando atrás los desvíos hacia Jasa y el Área Recreativa de Abi

Embudo de acceso al Aspe
Al final de la carretera, una valla metálica situada junto a un panel con la normativa del Parque Natural de los Valles Occidentales nos impide continuar con el coche, así que aparcamos.

Comenzamos a caminar por una pista de cemento que asciende en moderada pendiente y nos hará entrar en calor rápidamente. Salvado este corto tramo, la pista pasa a la tierra y nos adentra en la Plana de Igüer, conocida también como los Llanos de Napazal.

Dejamos atrás el refugio de Saleras
Ante nosotros se abre un valle que nos recibe con un verde primaveral, plagado de flores y de cascadas, las que forma el barranco de Igüer antes de que se le unan las aguas procedentes de las Fuentes de Rigüelo y del barranco Estarrún, que dará nombre al río.

Imponentes paredones rodean el valle. El macizo de la Bernera al norte y al este el trío de la Llena del Bozo (2559 metros), la Llena de la Garganta (2599 metros) y el Aspe (2645 metros), junto con los estéticos Mallos de Lecherín y los picos Rigüelo (2299 metros) y Lecherín o pico de la Garganta de Borau (2566 metros).

Macizo de la Bernera
Al oeste, nuestro objetivo. Un cordal de cimas herbosas conecta las puntas O Bozo (2088 metros), Napazal (2117 metros), Petrito (2118 metros) y Mesola (2168 metros), formando la llamada Sierra de la Estiva.

En 10 minutos, dejaremos a la izquierda el escondido refugio de Saleras (1540 metros). Pocos metros después, abandonaremos la pista para cruzar el barranco de Igüer y comenzar el ascenso por su margen izquierda, en un tramo que coincide con el camino al Aspe por el evidente embudo que tenemos frente a nosotros.

Valle de Rigüelo
Más adelante, nos encontramos con un panel direccional algo erróneo (1730 metros – 30 minutos). Dejaremos a la derecha el GR-11.1 que se adentra en el pequeño valle de Rigüelo donde, si queremos, nos podemos desviar para conocer la surgencia del Chorrotal y acercarnos al refugio de Rigüelo

Este GR se dirige a Canfranc por el collado de La Magdalena o del Torbillón (2039 metros) pasando por el refugio López Huici y las majadas de Lecherín Bajo y Gabardito.

La Llena de la Garganta engullida por la niebla
Decimos que es algo erróneo porque, en la dirección que hemos de tomar hacia el collado del Bozo por el GR-11.1, el desvío no se encuentra en este punto sino unos 250 metros más adelante. Aunque en el panel haya correcciones hechas a mano por otros montañeros, la indicación nos puede confundir.

Una vez en la ubicación correcta, dejaremos a la derecha el sendero sin señalizar que asciende hacia el pico Aspe y cogeremos a la izquierda el camino correcto, bien marcado por un visible hito de piedras, para continuar recorriendo el valle a media ladera por el GR siguiendo sus marcas rojas y blancas.

Dolmen cercano al refugio del Cubilar del Barranco
Las nubes, enriscadas en las cimas, nos impedían ver los paredones de las Llenas del Bozo y de la Garganta y cubrían, en ocasiones, el macizo de la Bernera.

Con continuo pero leve ascenso, en 30 minutos llegaremos a un pequeño barranco, que rodearemos para continuar hasta el refugio del Cubilar del Barranco (1820 metros) en una hora y cuarto de marcha. Una pequeña parada para reponer fuerzas y seguimos el camino. 

Rincón de Izagra desde el collado del Bozo
A escasos metros del refugio podemos ver el dolmen de Izagra, uno de los más antiguos del Pirineo. El GR desciende hasta la Pleta de Izagra (1780 metros), una pradera herbosa donde anteriormente había un ibón, hoy colmatado. 

Frente a nosotros, el collado del Bozo (1995 metros) y el cordal que vamos a recorrer. El ascenso, en moderada pendiente, nos deja en el collado en 25 minutos desde el rincón de Izagra (2 horas desde el inicio sin contar paradas). Este collado marca la divisoria entre los valles de Aísa y de Aragüés pudiendo observar al oeste, el refugio y los Llanos de Lizara.

Llanos de Lizara, Lo Foratón y Bisaurín
Abandonamos el GR-11.1, que continua hacia el refugio de Lizara, y nos dirigimos en dirección sur para ascender al cordal de la Estiva. El viento y las nubes parecían querer impedirnos disfrutar de las vistas.

La sierra va ganando y perdiendo altura continuamente pero es llevadera. Desde el collado ascenderemos a la primera cima, la Punta del Bozo, para descender levemente y volver a ascender hasta la Punta Napazal, en 30 minutos desde el collado. Las nubes, muy cambiantes por el viento, envolvían las montañas aportando un ambiente diferente. 

Mallos de Lecherín, Rigüelo y Collarada
Al norte, el macizo de la Bernera con la Punta Alta de Napazal (2363 metros). Un poco más al oeste, el Bisaurín (2670 metros) y las Fetás (2539 metros). Siguiendo el cordal oeste aparece el Puntal Alto de Lo Foratón (2154 metros) y su collado (2016 metros) y, más al fondo, los picos Agüerri (2447 metros), Peña Forca (2390 metros) y los Alanos

Al este entre densas nubes se escondían la Llena del Bozo, la Llena de la Garganta y el Aspe mientras que, al sureste, destacaban los Mallos de Lecherín y los picos Lecherín, Rigüelo y La Magdalena (2283 metros) comenzando a intuirse más al fondo el Circo de Ip bajo la imponente Collarada (2886 metros).

Puntas Napazal, Petrito y Mesola
Desde la Punta Napazal, descendemos continuando la loma herbosa hasta llegar a un pequeño abrigo de piedras (2050 metros) en las faldas de la tercera cima, el Petrito. Desde éste, nos queda el ascenso final a Punta Mesola. 

Un sencillo camino por piedra descompuesta muy marcado con hitos nos deja en su cima en 10 minutos desde la cima de Petrito y en una hora desde el collado del Bozo.

Al llegar a la cima, las nubes y la niebla entraban rápidamente por el este adueñándose del ambiente, así que hicimos unas cuantas fotos y comenzamos el regreso. Destacar que en la cima de Mesola hay una media luna de piedras para protegerse del viento y hacer vivac. 

La Peña Oroel al sur
Antes de ser engullidos por las nubes, pudimos contemplar al sur la Peña Oroel (1769 metros), la Canal de Berdún y el recorrido de los valles de Aragüés y Aísa.

El camino de regreso hasta el collado del Bozo es el mismo. Si no se quiere hacer este tramo por el mismo camino, en el abrigo mencionado en la falda del Petrito, hay un hito de gran tamaño que marca el inicio del descenso que nos llevará al refugio de Saleras.

Juego de luces con el Bisaurín de fondo
Este camino es intuitivo, sin sendero ni traza aparente. Buscando los mejores pasos y evitando las zonas de roca, podremos llegar al refugio. Como no teníamos prisa, volvimos hasta el collado del Bozo y descendimos a la Pleta de Izagra en poco más de una hora.

Allí optamos por volver por un camino diferente, marcado con hitos, que desciende a los Llanos de Napazal paralelos a la margen izquierda del barranco Hondo (1780 metros – 15 minutos), evitándonos el rodeo que hace el GR-11.1 por la ladera este.

Pared oeste de Punta Mesola
Disfrutando del ambiente primaveral, enlazamos con la pista que recorre el fondo del valle y que nos lleva de vuelta al parking de Rigüelo en una hora y cuarto.

Merece la pena detenerse en las cascadas del barranco de Igüer, un buen sitio para refrescarse en verano en un lugar que poco tiene que envidiar a otros más conocidos y frecuentados del Pirineo Aragonés

Una recomendación. De regreso a Aísa, haced una parada para contemplar la cascada de Sibiscal. Se encuentra a pie de carretera, con un pequeño ensanche para aparcar el coche, y es un rincón muy bonito. Seguro que lo disfrutáis.

Barranco de Igüer
Ruta parte lineal y parte circular de 14 kilómetros de distancia y un desnivel positivo acumulado de unos 950 metros realizada en 7 horas, de las cuales 5 horas y media han sido en movimiento.


Sigue nuestros vídeos en nuestro Canal de Youtube.

Sigue nuestra amplia galería fotográfica en Pinterest. Todas las fotos de nuestras rutas se encuentran aquí.

lunes, 20 de junio de 2016

Circular por el ibón de Acherito

Ibón de Acherito
Llega el buen tiempo y la temporada de ibones. Nos vamos al Parque Natural de los Valles Occidentales para realizar una ruta hasta el más occidental del Pirineo y único de la cuenca del río Aragón Subordán, el ibón de Acherito.

El punto de inicio se encuentra entre la Selva de Oza y el valle de Guarrinza. Pasada la espectacular Boca del Infierno, llegaremos a la Selva de Oza y a su Campamento Ramiro el Monje y continuaremos la carretera. Pronto ésta se convierte en pista y alcanza una pradera donde hay un parking (1190 metros).

Barranco de Las Foyas. Lenito, Peñaforca y Alanos
Comenzamos a caminar cruzando el puente d’os Carabiners sobre el Aragón Subordán avanzando por pista hacia el visible refugio de La Mina, bajo la atenta mirada de Lenito (2339 metros) y su collado (2197 metros), Peñaforca (2390 metros) y la sierra de Alano a nuestras espaldas.

En 15 minutos llegaremos al primer panel direccional (1235 metros). Dejamos a nuestra izquierda el GR-11 que se dirige al valle de Ansó y Zuriza por el collado de Petraficha y continuamos por el GR-65.3.3 hacia el Puerto de Palo (1944 metros) y el ibón de Acherito.

Lariste, Marmida y Mallo Añarón
Este GR-65.3.3 coincide con el Camino de la Libertad, marcado como GRT15 y que se dirige al refugio francés de Arlet por el Puerto de la Cunarda (1962 metros).

El sendero cruza un cercado para el ganado y remonta los últimos coletazos del barranco de Acherito antes de unirse al Aragón Subordán para, posteriormente, adentrarse en el barranco de las Foyas y ascender por su margen izquierda.

Chipeta Alto, Petraficha y Quimboa Alto
Con trazado evidente y expuesto al sol vamos remontando el barranco hasta que, a cota de 1400 metros y poco más de media hora, dejamos a la derecha el GR en su camino hacia los puertos de la Cunarda y de Palo por una antigua calzada romana, de la que aún quedan restos en la entrada de la Boca del Infierno. En el Solano d’o Buxet, en ladera opuesta del barranco, vemos una arruinada cabaña de pastores.

El sendero cruza el barranco y continua el ascenso por su margen derecha, bajo el paredón del Mallo Añarón (1821 metros). 

La gabacha entrando por la Brecha de Hanas
Vamos ganando desnivel con algún tramo de moderada pendiente para llegar a un altiplano (1600 metros) donde realizamos una breve parada para contemplar el camino recorrido y las nuevas cumbres que van apareciendo, como los picos Sayéstico (2084 metros) y Chipeta Alto (2175 metros).

Aquí nos encontraremos con una nueva bifurcación. Dejaremos a la derecha el sendero hacia las Foyas de Santa María y una desviación que enlaza con el sendero del Puerto de Palo que hemos dejado atrás.

Rodeando el ibón. Petraficha y Quimboa Alto
El camino cambia de dirección de forma radical, virando al oeste por las faldas de las Foyas con visión, al sur, del Castillo de Acher (2384 metros), de la Sierra de Secús con el pico Agüerri (2447 metros) y del Bisaurín (2670 metros) y, al este, de los picos fronterizos de Lariste (2164 metros) y Marmida (2078 metros).

Ascendemos por laderas con moderada pendiente alternadas con canchales rocosos para, finalmente, llegar a una zona de pastos donde la pendiente disminuye (1830 metros) y nos deja disfrutar de las primeras vistas del valle de Acherito, unos 400 metros por debajo de nosotros.

Castillo de Acher
Siguiendo el cómodo sendero llegaremos, en poco más de 2 horas contando paradas, al ibón de Acherito (1870 metros).

De marcado origen glaciar, el ibón se encuentra rodeado de escarpadas murallas que hacen de frontera con el país vecino entre las que destacan la Peña del Ibón, también llamado Pic du Lac de la Chourique (2138 metros), la Brecha de Hanas, el pico de Larraille (2146 metros) y el Mallo de las Foyas (2130 metros).

Mallo y Punta Acherito, Sobarcal y Petrechema
Es recomendable dar la vuelta completa al ibón para observarlo desde todas las posiciones. A medida que lo rodeábamos, la gabacha entraba rápidamente por la Brecha de Hanas, aportando a este rincón de cuento un ambiente diferente.

Tras un buen rato en su orilla, comenzamos el regreso siguiendo el camino en dirección noroeste. Cruzaremos el desagüe del ibón e iremos contorneando los entrantes y salientes de pastos herbosos que conforman la montaña. El camino se difumina en ocasiones y puede llevar a confusión si no se coge bien la senda.

Valle de Acherito. Al fondo, Chipeta Alto
Poco a poco iremos perdiendo altura hasta llegar, en menos una hora desde el ibón, al pequeño refugio de Acherito (1715 metros), ubicado en la cabecera de un valle que nos sorprende por su amplitud, el verdor de sus pastos y los imponentes paredones que lo rodean.

Podemos observar picos como Chipeta Alto (2175 metros), Petraficha (2186 metros), Quimboa Alto (2182 metros), Anzotiello (2209 metros), el Mallo Gorreta (2106 metros), Gorreta de los Gabachos (2266 metros), Chinebral de Gamueta (2324 metros), el Mallo Acherito (2374 metros), Sobarcal (2257 metros), Petrechema (2371 metros), las Agujas de Ansabere y la Punta de Acherito o Pic de la Chourique (2082 metros).

Refugio de Acherito. Al fondo, el Sobarcal
También diferentes collados, como los de Anzotiello (2014 metros) y de Petraficha (1964 metros), éste último lugar de paso del GR-11 en su camino hacia el vecino valle de Ansó, así como otros menos evidentes como el collado del Huerto y el de Sobarcal, al sur del Mallo Acherito y del pico Sobarcal, respectivamente.

Si nos apetece, otra opción es continuar desde el refugio de Acherito, en dirección norte,  hacia el dolmen (1775 metros) y el collado del mismo nombre (1898 metros), donde se nos abrirá el valle francés de Lescún.

Un tronco de haya en medio del valle
En las proximidades del refugio cogeremos una marcada senda hacia el sur que en zonas de denso pastizal se desdibuja. Siempre paralelos a la margen derecha del barranco de Acherito, el sendero desciende muy cómodamente, observando los Mallos de Acherito y Ferrerías (1813 metros) y el refugio de Saburcal (1440 metros).

Conforme nos vamos acercando de nuevo al refugio de la Mina y al inicio del valle de Guarrinza, disfrutamos de la inconfundible silueta del Castillo de Acher, pudiendo acercarnos a visitar el dolmen de Ferrerías y otros restos megalíticos antes de llegar al parking.

Refugio de la Mina y valle de Guarrinza
Ruta circular por entorno del ibón de Acherito de 13 kilómetros de distancia y un desnivel positivo de 750 metros realizada en 4 horas y media sin contar las muchas paradas que obliga el paisaje. La ida realizada en 2 horas y la vuelta en 2 horas y media.


Sigue nuestros vídeos en nuestro Canal de Youtube.

Sigue nuestra amplia galería fotográfica en Pinterest. Todas las fotos de nuestras rutas se encuentran aquí.

lunes, 13 de junio de 2016

Ascensión al Castillo Mayor (2014 metros)

Vista del Castillo Mayor
La semana pasada borramos otro objetivo de nuestra extensa lista de rutas pendientes. Estuvimos en los límites del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido en su sector de Escuaín, ascendiendo al Castillo Mayor (2014 metros).

El Castillo Mayor llevaba tiempo llamándonos la atención por su forma y por su aislada ubicación. Es una de esas montañas que ofrece una panorámica de 360 grados de gran parte del Sobrarbe y de las cumbres del Pirineo

Bestué con los Sestrales de fondo
El punto de inicio se ubica pasado el pueblo de Puértolas, en el cruce de carreteras de Bestué y Escuaín. Siguiendo unos metros en dirección Bestué encontraremos un ensanche donde podemos dejar los vehículos (1140 metros).

Nuestro objetivo es bien visible desde el aparcamiento y el acceso al mismo muy evidente, la forma de embudo de su cara sur no deja lugar a la duda. 

Peñas Montañesa y del Solano
Además, desde esta posición divisamos la Peña Montañesa (2291 metros), la Peña del Solano (1916 metros), Punta Lierga (2267 metros), parte del macizo de Cotiella y el pueblo de Bestué con los Sestrales de fondo.

Comenzamos a caminar por momentos por la carretera de Bestué para, a los pocos metros, tomar un sendero empedrado a mano derecha sin señalizar pero marcado con un hito de piedra que cruza una alambrada. 

Llanos del Castillo Mayor
Inicialmente el sendero discurre entre muros de piedra que delimitan campos y pastizales donde podemos ver ganado vacuno para, posteriormente, adentrarse en un espeso bosque de pinos y boj. 

El camino no tiene ninguna complicación de seguimiento a pesar de que, en ocasiones, sea muy estrecho y esté cerrado por la vegetación. Vamos ascendiendo muy cómodamente protegidos del sol y del fuerte calor que nos acompaña.

Garganta de Escuaín y las Tres Marías
Tras dejar el bosque (cota aproximada de 1380 metros), salimos a zona más abierta con buenas vistas al valle del Cinca. Divisamos los pueblos de Laspuña, Escalona y el despoblado de Muro de Bellós, y más al fondo L'Aínsa, el embalse de Mediano y el Castillo de Samitier.

A cota de 1420 metros, encontramos un desvío sin señalizar que desciende hasta enlazar con la pista de la Montaña de Sensa que se dirige a los refugios de Plana Canal y San Vicenda. Comenzar la ruta en esta pista la acorta en distancia y desnivel pero sus pendientes son algo más pronunciadas.

Portiello de Tella y puntas Fulsa y Suelza
El sendero se aproxima a las paredes rocosas para superar la muralla sur por su punto más débil, el mencionado embudo. Llegados a este punto, seguiremos ascendiendo siguiendo los numerosos hitos, ahora por un terreno soleado donde predomina el erizón y el matorral bajo.

Al llegar a la parte superior del embudo (1760 metros) nos sorprende un extenso valle colgado, los Llanos del Castillo Mayor, donde pasta tranquilo un rebaño de ovejas. Al norte ya es visible el vértice geodésico de la cima en lo alto de un gran lapiaz, pero daremos un rodeo para evitar ascender de forma más directa. 

Cumbres de Ordesa entre nubes
Nos dirigiremos en dirección este por el llano herboso del valle para acercarnos a los cortados de la cresta divisando las primeras vistas de la Garganta de Escuaín, cientos de metros más abajo.

El trayecto hasta la cima es terreno kárstico, incómodo pero muy bonito y entretenido, donde hay que tener mucho cuidado por donde se pisa. Aunque los bloques de roca tienen buen agarre hay agujeros, fisuras y grietas profundas que nos pueden dar un buen susto.

Tella. Ermitas de Fajanillas y de la Virgen de la Peña
Ya en la cima, tras 3 horas y media contanto paradas, las vistas merecen la pena. Escuaín y su garganta, unos 800 metros a nuestros pies, surcada por el río Yaga y alimentada por los barrancos Gurrundué, del Puerto, Angonés y Consusa, todos en la cara sur de la sierra de las Zucas

Los núcleos de Lamiana, Arinzué, Miraval, Estaroniello y Revilla, las ermitas de Fajanillas y de la Virgen de la Peña de Tella con el famoso Puntón de las Brujas y el Portiello, vía de comunicación con Bielsa y el valle de Pineta.

Punta Lierga y el macizo de Cotiella
Hacia el noroeste, se divisan las sierras de la Partacua y Tendeñera y muchas de las cumbres de Ordesa: Mondicieto (2384 metros), Mondarruego (2847 metros), los Gabietos, el Taillón (3144 metros), Brazillac, el Casco (3006 metros) y los picos de Marboré. Las Treserols y las Tres Marías estaban cubiertas por las nubes. ¡Qué pena!

Al noreste, Punta Fulsa (2866 metros), Punta Suelza (2972 metros), el macizo del Posets, la Peña de San Martín (1792 metros), Peña Artiés (1642 metros), La Planota o Peña de Sin (1643 metros), el pico Pegueras (2045 metros), la Punta l’Orbar (2420 metros) y el Tozal d’Escubillons (2427 metros).

Valle del Cinca y embalse de Mediano
Al sureste, los macizos del Turbón y Cotiella, Punta Lierga y las peñas Montañesa y del Solano. Más al sur el valle del Cinca con los pueblos de Belsierre, Puértolas, Laspuña, Escalona, el despoblado de Muro de Bellós, L'Aínsa y la unión de los ríos Ara y Cinca en el embalse de Mediano y el Castillo de Samitier. Al suroeste, los Sestrales, las paredes orientales del Cañón de Añisclo y, más al fondo, la silueta de Peña Canciás (1928 metros).

Para descender, cogemos la vía directa que desde la cima desciende a los Llanos del Castillo Mayor por el karst para, una vez en el vallecito, regresar por el mismo camino en dos horas de vuelta.

Atardecer sobre Bestué
Ruta parte lineal y parte circular de 10 kilómetros de distancia y unos 900 metros de desnivel acumulado realizada en 5 horas y media contando paradas. Se recomienda llevar abundante agua ya que no hay ningún lugar para coger.


Sigue nuestra amplia galería fotográfica en Pinterest. Todas las fotos de nuestras rutas se encuentran aquí.

lunes, 6 de junio de 2016

Circular por Fumanal, Muro de Roda y Ministerio desde Humo de Muro

Muro de Roda y Peña Montañesa
Esta semana nos adentramos en La Fueva, un valle perteneciente a la comarca del Sobrarbe que limita al este con La Ribagorza, para realizar una sencilla e interesante circular.

Partimos de Humo de Muro (600 metros), pequeña aldea a orillas del río Usía. Unos metros antes de llegar a la población tomaremos el bien indicado GR-1, también llamado Sendero Histórico, en dirección a Griébal, Fumanal, Tierrantona y Muro de Roda.

Fumanal
El sendero asciende cómodamente entre pinos y carrascas, mostrándonos las primeras vistas de los pueblos fovanos, rodeados de extensas y verdes alfombras de campos de cultivo.

Poco antes de la primera media hora pasaremos por delante de un crucero (710 metros), donde enlazaremos con una pista que seguiremos unos pocos metros en dirección a Tierrantona.

El GR abandona la pista en un desvío a la izquierda indicado como Muro de Roda y Tierrantona que nos llevará a la aldea de Fumanal (745 metros – 50 minutos).

Ermita de San Bartolomé
Fumanal tenía dos casas, la infanzona Casa Don Cosme y Casa Cosculluela, ambas ocupadas hasta la década de los 60 cuando sus dueños decidieron emigrar en busca de mejores condiciones de vida. Otros edificios destacados son la herrería, el molino y la escuela, donde además de los niños de Fumanal, acudían niños de aldeas cercanas como Pamporciello o Sosiad.

Conforme nos íbamos acercando escuchábamos los ladridos de un perro atado. Dentro de un recinto vallado podemos ver un pequeño huerto y algunas cabras y ovejas. Esto indica que Casa Don Cosme está habitada y en proceso de rehabilitación.

Fortaleza de Muro de Roda
Tras una corta parada, reiniciamos la marcha. El GR-1, ahora convertido en pista, pasa por delante de la fuente-abrevadero (755 metros), desde donde se recoge el agua para la aldea, hasta llegar a un cruce de caminos (800 metros), donde dejamos a la derecha la pista hacia Tierrantona y continuaremos en dirección a Griébal y Muro de Roda.

A escasos metros encontraremos un nuevo cruce. Dejaremos a la derecha el desvío hacia el despoblado de Arasanz y el GR-19 hacia Griébal y continuaremos ascendiendo el GR-1 por pista durante 2 kilómetros hasta llegar a la fortaleza de Muro de Roda (1019 metros – una hora y media).

Iglesia de la Asunción
Muy cerca de ésta, se ubica la sencilla ermita de San Bartolomé (985 metros), construida en el siglo XI y remodelada a finales de ese mismo siglo y en el XVI.

Es el único monumento perteneciente al conjunto de Muro de Roda que está situado fuera de su perímetro amurallado. Sin embargo, es coetánea de la fortaleza y, por tato, su presencia se remonta a los años 1040-1050. La enmascaran otras construcciones añadidas a partir del siglo XVI, donde se agrupan la Casa del Concejo, la escuela, la vivienda del maestro y un claustro con aljibe cubierto de vegetación que precede al templo.

Embalse de Mediano
Hasta la década de los 60, Muro de Roda fue la cabeza de un municipio formado por aldeas y casas dispersas, tal y como fueron surgiendo desde época altomedieval. El topónimo ‘Muro’ es frecuente en el Sobrarbe y se asocia a poblaciones enclavadas en un alto y protegidas por murallas.

Muro de Roda ocupó la extensa plataforma de un tozal con amplias panorámicas entre el río Cinca y La Fueva y se comunicaba visualmente con otros castillos, como los de Troncedo o Samitier

Valle de La Fueva y el Turbón
El conjunto monumental está formado por las murallas, la iglesia de la Asunción, la ermita de Santa Bárbara y la ermita de San Bartolomé y fue declarado Monumento Histórico Artístico en 1979.

Las murallas datan de mediados del siglo XI y la iglesia de la Asunción ocupó el extremo norte a mediados del siglo XII, poco después de que el lugar pasase a depender de Roda de Isábena. En el extremo opuesto se situó la ermita de Santa Bárbara (s. XVI), también con cierto carácter defensivo.

El macizo de Cotiella entre nubes
Otro gran mirador del Sobrarbe. El castillo de Samitier, la iglesia de Plampalacios, ahogada por el embalse de Mediano, el aeródromo de Coscojuela de Sobrarbe, Camporrotuno, los núcleos fovanos de Aluján, Tierrantona, Buetas, Solipueyo, Rañín, Humo de Rañín, Alueza, Morillo de Monclús y Arro.

La sierra Ferrera coronada por la Peña Montañesa (2291 metros), en cuyas faldas se intuye el Monasterio de San Victorián, el macizo de Cotiella, el Turbón (2492 metros), el Castillo Mayor (2014 metros), el Mondoto (1962 metros) y los Sestrales. Más al norte, escondidas bajo las nubes las Treserols y las Tres Marías, separadas por el collado de Añisclo.

Peña Montañesa y Castillo Mayor
En la puerta de acceso al recinto amurallado se marca el sendero, balizado por el Centro BTT Zona Zero, que nos llevará hacia el despoblado de Ministerio y a la ermita de San Cristóbal. Inicialmente, seguiremos paralelos a la muralla de la fortaleza para, poco después, adentrarnos en un bonito bosque de carrascas.

En 10 minutos llegaremos al desvío hacia la ermita de San Cristóbal (995 metros). Un estrecho sendero en dirección sur marcado con mojones nos lleva hasta ella (1030 metros) en otros 10 minutos. Poco que ver en ella y vuelta al desvío anterior.

Ministerio. Casa Gabal
Seguimos descendiendo por el sendero hasta enlazar con una pista y unos paneles de dirección (910 metros) con indicaciones hacia los núcleos de Tierrantona, Arasanz, Humo de Muro y Ministerio. Haciendo caso a las mismas nos dirigimos a éste último, al que llegamos en poco menos de una hora desde Muro de Roda.

Engullidas por la maleza nos encontramos con sus casas espaldadas (870 metros). Como en cualquier lugar despoblado predomina la tristeza y el silencio, sólo perturbado por los cencerros de las vacas que pastan a sus anchas por estos lares.

Herrería de Ministerio
La aldea de Ministerio tuvo cuatro casas distribuidas en una única calle, hoy intransitable por la vegetación. Destaca Casa Gabal que aún mantiene en pie su fachada. Algunas bordas y la herrería se mantienen débilmente en pie, el resto yace en el suelo. Sus últimos vecinos lo abandonaron en la década de los 70.

Regresaremos a la pista donde nos hemos desviado anteriormente, para continuar hacia Humo de Muro y llegar, tras unos pocos minutos a la última desviación del día. Aunque ambos caminos descienden a Humo, uno lo hace por pista y otro por sendero.

Paseando por Ministerio
Nosotros tomamos el camino viejo que nos dejará en la aldea en media hora, donde ponemos punto y final a la ruta.

Sencilla ruta circular de 12’5 kilómetros con un desnivel positivo de unos 500 metros realizada en 3 horas y cuarto sin contar paradas.


Sigue nuestra amplia galería fotográfica de Pinterest. Todas las fotos de nuestras rutas se encuentran aquí.