miércoles, 28 de diciembre de 2016

Morillo de San Pietro, una aldea aislada del mundo

Vista al este desde el campanario de la iglesia
Esta semana os traemos un interesante y sencillo paseo hasta uno de esos lugares aislados del mundo, donde el tiempo parece detenerse.

Se trata de la aldea de Morillo de San Pietro, ubicada en un entorno de cuento a 970 metros de altitud, sobre un altozano que cae vertiginoso hacia el encañonado río Yesa.

El punto de inicio es el conocido caserío de Ascaso (1010 metros), a 7 kilómetros de Boltaña. En este pequeño pueblo estuvimos hace un par de meses ascendiendo al pico Nabaín o Santa Marina (1796 metros).

Reloj de sol de Ascaso
Comenzamos a caminar en su diminuta plaza, junto al reloj de sol de la antigua herrería y la fuente. El sendero que vamos a seguir es el PR-HU-185, bien indicado con una señal de madera, que sale del pueblo en dirección noreste.

Rodeada de muros de piedra y antiguos campos de labor, la estrecha senda deja a la derecha una encina casi milenaria y a la izquierda un abrevadero mientras va descendiendo suavemente hacia el barranco de Ascaso.

Pozas del barranco de Ascaso
Veremos una bifurcación, en la que continuaremos por la izquierda siguiendo las marcas amarillas y blancas del PR. El desvío de la derecha desciende a las pozas del barranco.

El sendero pasa por una zona de lapiaz y boj, en la falda este de Nabaín y llega, en 15 minutos, al antiguo puente de piedra sobre el barranco de Ascaso (995 metros). Desde él, veremos una sucesión de pequeñas pozas aguas arriba y abajo donde, en verano, la gente aprovecha para darse un chapuzón.

Para fotografiar este bonito rincón, es recomendable remontar unos metros el barranco por su margen derecha o bien cruzar el puente y descender unos metros por su margen izquierda.

Cruzado el puente, ascenderemos por una cornisa de roca caliza hasta adentrarnos en el bosque. Al sur, podemos observar el valle del Ara y el altozano donde se ubican la iglesia de San Salvador y el esconjuradero de Guaso.

Mesón del Piojo. Al fondo, Suelza y Posets
Entre boj, enebros, carrascas y robles, iremos contorneando el suave relieve montañoso de la sierra Figuera. Media hora después, pasaremos por un estrechamiento rocoso y cruzaremos un pequeño barranco (1105 metros), punto en el que nos desviaríamos si quisiéramos realizar la circular al pico Nabaín por esta vertiente.

En pocos minutos llegaremos a un pequeño collado divisorio (1170 metros), abriéndose la vista hacia el norte y este, y teniendo visión del caserío de Ascaso al sur.

Treserols, Mondoto, Sestrales y Bramapán
Aparecen las peñas Montañesa (2291 metros) y del Solano (1916 metros), los macizos de Cotiella y Posets, los picos Pegueras (2045 metros) y Maristás (2419 metros), las puntas Lierga (2267 metros), Fulsa (2866 metros) y Suelza (2972 metros), el Castillo Mayor (2014 metros) y el Portillón de Tella.

Tras un corto descenso por el interior del bosque, enlazaremos con la pista y el PR-HU-44 procedente de Boltaña que se dirige a Buerba (1135 metros). En este tramo coinciden el PR-HU-185 y el PR-HU-44.

Morillo de San Pietro
Esta pista gira al este junto a la Fuente del Barracón y el barranco de San Martín y, minutos después, deja a la derecha el ruinoso Mesón del Piojo (1140 metros), lo que antaño debió de ser una especie de posada para viajeros y trashumantes. 

En 20 minutos desde el collado, llegaremos a un cruce direccional con dos opciones para ir a Morillo de San Pietro (1135 metros). A la izquierda por la pista siguiendo el PR-HU-44 y, a la derecha, por el sendero PR-HU-185. Tomamos ésta última opción.

Caserío de Morillo de San Pietro
Inicialmente por pista, tras un par de minutos la dejaremos para coger a la izquierda el sendero, siguiendo las marcas del PR. Descenderemos entonces por un precioso y sombrío bosque entre boj, avellanos y pinos, con buenas vistas del Cañón de Añisclo y del macizo de Monte Perdido.

En otros 20 minutos y ya muy cerca del pueblo, dejaremos a la derecha el PR-HU-185 hacia San Vicente de Labuerda y Muro de Bellós (1070 metros). Desde aquí, la estampa del pequeño caserío de Morillo de San Pietro con el Pirineo de fondo es realmente espectacular. En dos horas desde Ascaso llegamos a este bello rincón del Sobrarbe.

Cotiella, Peña Montañesa, Punta Lierga y Posets
En su reducido casco urbano podemos apreciar muestras de arquitectura popular y abancalados campos. Destaca la iglesia románica de San Lorenzo, del siglo XII pero con numerosas reformas posteriores, y las pinturas murales de su interior. Merece la pena subir al campanario y disfrutar en silencio de su panorámica.

Mirando al valle del Cinca observamos los pueblos de Laspuña, Ceresa, Puyarruego y Belsierre y las peñas Montañesa y del Solano, por detrás de las cuales aparece el macizo de Cotiella.

Gallisué con la sierra d'as Zucas y el Castillo Mayor
Hacia la zona de la Bal de Chistau destacan las puntas Lierga, Suelza y Fulsa, picos de Maristás y Pegueras y el macizo del Posets.

Intuyendo la Garganta de Escuaín, vemos el Castillo Mayor, los pueblos de Puértolas y Tella, el Puntón de las Brujas, la cara sur de la sierra d’as Zucas, la Peña Altura (2289 metros) y el Portillón de Tella, nexo de unión con el vecino valle de Bielsa

Añisclo y sus paredes Mondoto (1962 metros) y Sestrales, Bramapán (1546 metros), Ordesa y el poderoso macizo de Monte Perdido. En la carretera que recorre Ballibió podemos observar los pueblos de Vió y Gallisué.

Desde Mondarruego hasta las Treserols
Actualmente unos pocos habitantes dan vida al pueblo. Se han rehabilitado varias casas y la herrería y tienen una instalación eléctrica que genera energía eólica y solar.

Propietarios y antiguos vecinos han reivindicado desde hace tiempo un acceso digno puesto que sólo es posible llegar en vehículo desde Boltaña, por medio de una pista de 10 kilómetros construida en 1982.

Tras la recogida de más de 2000 firmas, este año se ha celebrado el arreglo de sus últimos 6 kilómetros, aunque el resto de la pista continúa en mal estado. A pesar de ello, con esta medida se han abierto nuevas expectativas de futuro, dejando de lado definitivamente el fantasma de la despoblación. 

Iglesia de San Lorenzo
El regreso lo realizaremos en un primer momento por la pista, que asciende de forma más tendida y cómoda. En 20 minutos, dejaremos a la derecha el desvío del PR-HU-44 hacia Buerba y el despoblado medieval de San Pietro y continuaremos por la pista siguiendo este PR en dirección Boltaña.

Tras unos metros enlazaremos con el camino de ida. Pasaremos de nuevo por el Mesón del Piojo y la Fuente del Barracón, y volveremos por el PR-HU-185 hacia Ascaso, donde finalizaremos la ruta tras poco más de hora y media de vuelta.

Morillo de San Pietro y Portillón de Tella
Ruta en su mayoría lineal y una pequeña parte circular de 10’5 kilómetros con un desnivel positivo acumulado de 430 metros realizada en menos de 4 horas sin contar paradas.

Track de Wikiloc aquí.

Sigue nuestros vídeos en nuestro Canal de Youtube.

Sigue nuestra amplia galería fotográfica en Pinterest. Todas las fotos de nuestras rutas se encuentran aquí.

jueves, 22 de diciembre de 2016

Portal de la Cunarda desde Colungo

Portal de la Cunarda
La naturaleza es caprichosa y esconde en sus entrañas recónditos lugares que han sido modelados lentamente durante siglos por el viento y el agua.

Uno de esos lugares se encuentra en el corazón del Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara. Es el Portal de la Cunarda, una impresionante oquedad abierta por la erosión en la roca caliza. 

El camino para descubrir esta maravilla natural comienza en el parking ubicado frente al Mesón de Colungo (610 metros). Allí, junto a un transformador eléctrico, veremos un panel informativo de la ruta.

Nieblas matinales
Saldremos del pueblo por el camino Os Lavaderos en dirección a la piscina, pasando por la fuente y los huertos. Junto a la entrada de la piscina veremos un camino balizado con estacas de madera que, en unos minutos, cruza el barranco de los Pilones (615 metros).

El camino se convierte entonces en un estrecho sendero que se bifurca. A la izquierda nos iríamos hacia los antiguos lavaderos, por lo que continuamos por el sendero de la derecha siguiendo las balizas.

Vamos dejando atrás Colungo
Este sendero cruza la carretera que se dirige a Asque (635 metros) y toma el antiguo camino Os Carros, una pista que se dirige al núcleo de Suelves. Si lo deseamos, también podemos iniciar la ruta en este punto dejando el coche metros antes de comenzar la pista.

Dejaremos una casa a la izquierda e iremos ascendiendo de forma muy cómoda. Tras recorrer un kilómetro de pista llegaremos a un cruce señalizado junto a una encina centenaria (720 metros).

Descenso hacia el barranco de los Arruellos
Nos desviaremos a la izquierda por un sendero que desciende con moderada pendiente y abundante piedra suelta, entre enebros y carrascas, hasta el fondo del barranco de los Arruellos o de las Palomeras (680 metros).

Cruzaremos este barranco y llanearemos por su sombría margen derecha durante unos minutos hasta comenzar a ganar altura. Veremos algún ejemplar de madroño y nos encontraremos con la cantera de Arruellos, que da nombre al barranco, de donde se extraían grandes ruellos (muelas de piedra) para moler las olivas en los tornos o almazaras y obtener así el aceite. 

Tozal de la Enclusa
El sendero continúa por un carrascal y, tras una hora y cuarto de camino, llega a un pequeño rellano (760 metros) desde donde podemos acceder por una pequeña senda al Tozal de la Enclusa (789 metros). 

Si no queremos acceder a esta loma, es recomendable continuar por su senda unos metros para tener la primera vista del Portal de la Cunarda.

Seguiremos ascendiendo por el pedregoso sendero, rodeados sobre todo por sabinas, hasta alcanzar el collado del Plano Bedau (840 metros), desde donde divisamos una panorámica sensacional del Pirineo.

Sector Ordesa, Treserols y Tres Marías
Aparece el sector de Ordesa presidido por el macizo de Monte Perdido y la Brecha de Rolando, las Tres Marías y la sierra d’as Zucas, el Cañón de Añisclo con el Mondoto (1962 metros) y los Sestrales, y los picos Otal (2701 metros) y Tendeñera (2845 metros).

Pocos minutos después nos adentraremos en el pinar repoblado de la Cunarda y llegaremos a una bifurcación (890 metros), donde dejaremos a la derecha el desvío hacia Colungo por la pista de Suelves, camino que cogeremos a la vuelta para cerrar la circular.

La espesura del barranco Tacho
Saldremos del pinar y descederemos hacia el barranco Tacho entre boj, quejigos, carrascas y romerales. Lo cruzaremos (800 metros) y seguiremos por su margen derecha por un estrecho sendero a modo de faja por debajo de los cortados de El Torruezo (876 metros) con alguna zona sencilla pero algo expuesta, donde habrá que extremar la precaución.

Entre tanta vegetación, podemos ver en las paredes de conglomerado numerosas cuevas y cavidades propias de la erosión.

Barranco del Fornocal
Tras este tramo, el camino vira decididamente hacia el norte (760 metros) para dirigirse hacia la profunda brecha del barranco del Fornocal. Nos encontramos cerca de nuestro objetivo, del que ya tenemos visión directa. 

Al llegar a la base del Portal, nos faltará un último ascenso donde puede que tengamos que apoyar las manos en algún momento. A pesar de ser sencillo siempre conviene estar atentos, sobre todo con la roca mojada. Habiéndolo resuelto y tras poco más de dos horas de camino, habremos llegado a este idílico rincón (780 metros).

Portal de la Cunarda
El Portal de la Cunarda es un enorme agujero excavado en la roca caliza que el agua y el viento han ido erosionando pacientemente a lo largo de los siglos formando un impresionante arco de piedra natural.

Ubicado sobre los escarpes del barranco del Fornocal, desde este gran ventanal podemos observar el silencioso vuelo de gran cantidad de buitres leonados.

Por sus paredes podemos apreciar un continuo goteo de agua que ha formado bellas columnas por depósito de carbonato cálcico.

Portal de la Cunarda
Un lugar desde donde disfrutar de la cambiante orografía del terreno, de sus verticales murallas y del rugir de las encañonadas aguas de este barranco, uno de los más entretenidos de la zona para los amantes del barranquismo.

El regreso se realiza por el mismo camino hasta el mencionado cruce del pinar de la Cunarda (45 minutos). Allí, tomaremos el sendero que nos llevará de vuelta a Colungo por la pista de Suelves. 

Este sendero, inicialmente entre pinos, se ensancha para acabar enlazando con la pista (920 metros), que tomaremos hacia la derecha en sentido descendente.

Macizo de Cotiella, Peña Montañesa y Turbón
No obstante, merece la pena seguir esta pista hacia la izquierda unos 100 metros hasta la zona conocida como La Corraliza, desde donde se vislumbra una vista panorámica excepcional del Pirineo.

Destaca el Turbón (2492 metros), el macizo de Cotiella, la Peña Montañesa (2291 metros), Nabaín (1796 metros), el Castillo Mayor (2014 metros), el coloso del Vignemale (3299 metros) y toda la línea de Ordesa, desde los Gabietos y el Taillón hasta las Tres Marías y la sierra d’as Zucas, pasando por las Treserols. Incluso puede verse el pico de La Munia tras el collado de Añisclo.

Desde el Vignemale hasta la sierra d'as Zucas
Descenderemos por la monótona pista de Suelves hacia Colungo, con vistas del Somontano de Barbastro y del Monasterio de El Pueyo. En un primer momento, caminaremos por el GR-45 hasta dejarlo a la izquierda en un desvío (830 metros), donde seguiremos las estacas de madera que señalan nuestra ruta.

Tras media hora, volveremos al cruce inicial que descendía al barranco de los Arruellos o de las Palomeras (720 metros), donde cerraremos la parte circular de la ruta.

De regreso a Colungo por la pista de Suelves
Por el mismo camino de ida regresaremos a Colungo, desandando el kilómetro que nos queda de pista hasta la carretera y volviendo a pasar por las piscinas y la fuente, finalizando la ruta en menos de 2 horas de vuelta.

Ruta parte lineal y parte circular de 11’5 kilómetros de distancia con un desnivel positivo acumulado de unos 500 metros, realizada en unas 4 horas.

Fuente de Colungo
Track de Wikiloc aquí.

Sigue nuestros vídeos en nuestro Canal de Youtube.

Sigue nuestra amplia galería fotográfica en Pinterest. Todas las fotos de nuestras rutas se encuentran aquí.


jueves, 15 de diciembre de 2016

La sierra de Berroy, un mirador perfecto

Ribera de Fiscal y río Ara desde la sierra
De nuevo en el Sobrarbe, en esta ocasión para realizar una ruta en su mayoría circular por la casi olvidada y poco frecuentada sierra de Berroy.

Esta modesta sierra se encuentra en el extremo sureste de Sobrepuerto lindando con la ribera de Fiscal, por encima del despoblado de Berroy.

Es una zona que, como su vecina de enfrente sierra Coronas, ofrece una panorámica absolutamente espectacular de Ordesa, del valle medio del Ara y del solitario Sobrepuerto.

Mar de nubes en la ribera de Fiscal
El camino se inicia en el pequeño núcleo de Lardiés (900 metros), situado a un par de kilómetros de Fiscal. Junto a la maltrecha iglesia parroquial de Santa Águeda (s. XVII-XVIII) aparcamos los coches, en uno de los pocos espacios existentes en su casco urbano.

A escasos metros de la iglesia, cuando la carretera hace una curva cerrada a la izquierda veremos, a mano derecha, un sendero sin señalizar que sale del pueblo en dirección norte.

Sierra Coronas y ermita de San Mamés
Sus primeros metros discurren, entre robles y matorral bajo, paralelos a una valla metálica que delimita una propiedad privada. En el camino encontramos algunos hitos de piedras que nos facilitan su seguimiento.

La ribera de Fiscal nos recibe con un mar de nubes entre el valle de la Solana y la sierra de la imponente Peña Canciás (1928 metros). En el llano, el río Ara serpentea directo hacia el Congosto de Jánovas y el embalse de Mediano.

Crucero de Asué
Tras los primeros 20 minutos llegaremos a un abrevadero junto a un muro de piedra y, unos metros después, enlazaremos con una pista (1050 metros). 

Por detrás de la misma, encontraremos una amplia senda que, entre pino de repoblación y boj, asciende con moderada pendiente al despoblado de Berroy (1180 metros), al que llegamos en otros 20 minutos.

Sus ruinosas casas se encuentran dispersas y desordenadas entre la maleza y resulta bastante complicado moverse por el pueblo. Destaca la iglesia de San Ramón Nonato que, como todo el pueblo, se encuentra en pésimo estado. Sólo alguna borda aguanta con sufrimiento el paso del tiempo.

Ruinas en la Pardina de Asué
En la entrada del pueblo, encontramos dos visibles flechas de color amarillo en la pared de una casa. La de la izquierda nos llevaría hacia el collado de Rematrices, por donde cerraremos la circular, y la de la derecha hacia la Pardina de Asué.

Seguiremos ésta última en dirección norte a media ladera por un sendero balizado por la Zona Zero de Aínsa, con espectaculares vistas de Ordesa, de la sierra Coronas y de la ribera de Fiscal.

Asín de Broto, Buesa, Sarvisé y murallas de Ordesa
En pocos minutos, dejaremos a la izquierda un sendero que asciende de forma directa y sin tregua hacia la sierra de Berroy (1210 metros). En un cómodo llaneo por la ruta 26 de la Zona Zero veremos, al este, la ermita de San Mamés y las puntas Aguilar (1642 metros) y Fobions (1934 metros).

Por un bonito bosque mixto iremos avanzando, dejando atrás el antiguo crucero de Asué y encontrándonos con el sendero que desciende hacia Fiscal (1220 metros). Dejaremos este desvío a la derecha y continuaremos hacia la cercana y ruinosa Pardina de Asué, a la que llegamos tras una hora y cuarto de tranquilo camino.

Pardina de Asué. Al fondo, Asín de Broto
Desde la pardina, divisamos los núcleos de Asín de Broto, Sarvisé, Buesa y Ayerbe de Broto, el pliegue acostado de Torla, los murallones de Ordesa, las sierras Coronas y de las Mentiras y el cordal de Gábalo (1958 metros) y Manchoya (2033 metros).

Tras una breve parada seguiremos por una pista, rodeados de pino de repoblación. En 20 minutos, enlazaremos con otra pista procedente de Bergua (1240 metros) que asciende a la montaña de Berroy. Sin pérdida alguna, continuaremos por esta última, mientras la nieve va haciendo acto de presencia.

Nabaín, Peña Montañesa, Punta Lierga, Cotiella y Turbón
La pista gana desnivel de forma constante, dejando a la izquierda el desvío hacia la ermita de San Jaime (1300 metros) y otro a la derecha que desciende a Bergua (1325 metros). Continuaremos por la pista, ya con nieve de forma permanente, hasta llegar a un abrevadero (1490 metros) tras 50 minutos.

En este punto podemos continuar por la pista o seguir en dirección oeste por la ruta de Zona Zero hacia el collado de Rematrices, trazado que no asciende a la montaña de Berroy. Nosotros elegimos la primera opción y continuamos ascendiendo por la pista.

Tresmiles de Ordesa. Treserols y Punta de las Olas
Poco a poco el pinar de Alfanz va dando paso a amplias y blancas praderas donde comenzamos a disfrutar de las vistas. Tras otros 20 minutos, llegaremos a un pequeño collado que separa las dos antenas de Caperatas (1570 metros).

Nos acercamos a la primera de ellas, la antena este, y seguiremos ascendiendo por la pista hasta llegar a la segunda (1615 metros), ubicada al oeste de la anterior. La vista es realmente espectacular.

Sierra de la Partacua, Erata, Basarán y Escartín
Al noroeste observamos la sierra de la Partacua y su Peña Telera (2762 metros) con Collarada (2886 metros) más al fondo. Más cerca, en Sobrepuerto, es visible el despoblado de Escartín, la ermita de San Benito, los picos Pelopín (2005 metros) y Erata (2003 metros) y, al fondo, la sierra de Tendeñera.

Al sureste, podemos divisar el extraordinario valle del Ara, ya sin nubes bajas que impidan contemplarlo. Podemos ver los pueblos de Fiscal, ArresaBorrastreSan JusteLigüerre de Ara y Albella, el solitario valle de la Solana y la siempre presente cara norte de la Peña de Canciás.

Sobrepuerto. Oturia, Cillas y Cortillas
Al norte, Ordesa en todo su esplendor. Mondarruego (2847 metros), el Tozal del Mallo (2254 metros), el Gallinero (2752 metros), Tobacor (2779 metros), la sierra de las Cutas y Punta Acuta (2242 metros), los Gabietos, el Dedo, la Falsa Brecha, Bazillac, la Brecha de Rolando, los tresmiles del Taillón, el Casco, los picos de Marboré, las Treserols y la Punta de las Olas, así como el collado de Añisclo, La Suca (2802 metros) y las Tres Marías.

La norte de Peña Canciás
Al noreste aparece la sierra Coronas con sus puntas Aguilar, Fobions, Corona (1942 metros) y Suerio (1954 metros). Al este distinguimos Nabaín (1796 metros), Punta Lierga (2267 metros), la Peña Montañesa (2291 metros), el Turbón (2492 metros) y el macizo de Cotiella

En las antenas comienza a aparecer el boj y el erizón, escondido bajo un buen manto de nieve virgen. En condiciones normales, el ascenso por la cresta a la Punta Berroy no entraña dificultad, pero hoy es incómodo ya que la nieve tapa las trazas de sendero y vamos pisando erizón de forma continua. 

Cordal de Pelopín a Gábalo. Al fondo, Ordesa
Tras 3 horas y media de camino, llegamos a la Punta Berroy (1658 metros), desde donde contemplamos la amplitud de Sobrepuerto y sus pueblos Escartín, Basarán, Cillas, Cortillas y Sasa, custodiados por el Oturia (1921 metros).

Unas fotos y comenzamos a descender hacia el collado de Rematrices (1550 metros), donde volveremos a enlazar con la ruta de Zona Zero. El descenso hasta el collado es una pelea continua con el erizón y el boj. De todos modos, se ve en todo momento la ubicación del collado y sólo tenemos que descender por donde mejor veamos.

Despoblado de Berroy
Una vez en el collado, pasaremos por unas antiguas mallatas e iniciaremos un cómodo descenso por un sendero abancalado a media ladera entre boj, pino y robles, contorneando el suave relieve de la cara sur de la sierra de Berroy. 

Disfrutaremos de la amplia panorámica hacia la ribera de Fiscal y Peña Canciás e iremos acercándonos de nuevo al despoblado de Berroy al mismo tiempo que los rayos de sol van despidiendo el día. Dedicamos unos minutos a ver los trabajados muros que con tanto esfuerzo levantaron aquellas generaciones que vivieron aquí hasta la década de los años 60.

Borda en Berroy
Desde Berroy, desandaremos el mismo camino de ida hasta Lardiés donde, tras poco más de dos horas de descenso, daremos por finalizada una ruta solitaria e increíblemente poco transitada que nos ha dejado un buen sabor de boca.

Ruta en su mayoría circular y una pequeña parte lineal de 14’5 kilómetros y un desnivel positivo acumulado de unos 800 metros realizada en menos de 6 horas.

Fiscal y laderas del valle de la Solana
Track de Wikiloc aquí.

Sigue nuestros vídeos en nuestro Canal de Youtube.

Sigue nuestra amplia galería fotográfica en Pinterest. Todas las fotos de nuestras rutas se encuentran aquí.




miércoles, 7 de diciembre de 2016

Sasé, una de las joyas de La Solana

Chamineras de casas Pedro y Vallés
El valle de la Solana alberga un amplio abanico de núcleos que fueron expropiados en la década de los años 60 debido a una política de repoblación forestal por la amenaza de construcción del embalse de Jánovas

Afortunadamente como todos sabemos, este proyecto jamás se llevó a cabo. Pero el daño ya estaba hecho. Sus gentes se vieron obligadas a emigrar fuera del valle, dejando toda una vida y sus recuerdos en él.

Desde entonces, este valle es una tierra solitaria y silenciosa por la que merece la pena perderse. Los pueblos añoran la alegría de antaño mientras sus últimas casas sucumben lentamente al paso del tiempo.

Fiscal y Peña Canciás
Nos acercamos al despoblado de Sasé, en la margen izquierda del río Ara, un núcleo señorial que aún conserva interesantes vestigios que nos recuerdan que, junto con Burgasé, fue el pueblo más importante de la Solana.

El camino se inicia en la entrada del pueblo de Fiscal (760 metros), frente al puente sobre el Ara que da acceso a la localidad, donde veremos unas indicaciones hacia a la ermita de San Miguel y Sasé.

Ermita de San Miguel y Peña Canciás
El sendero gana altura de forma rápida entre robles, boj y alguna carrasca. A medida que ascendemos comienza a dejarse ver la ribera de Fiscal, los pueblos de Lardiés y Borrastre y la abrupta e imponente cara norte de la Peña Canciás (1928 metros).

Los últimos coletazos del otoño hacen del ascenso un ameno paseo rodeados de coloridos robles y, conforme entramos en zonas más altas y umbrías, comienza a aparecer el pino.

En 40 minutos llegaremos al altozano donde se halla la desolada ermita de San Miguel (1060 metros) que data del año 1790.

Caminando entre la otoñada
Sin techo y con grandes grietas en sus paredes, parece que no le queda mucho tiempo para caer. Aún se aprecia, entre sus ruinas, el pequeño altar bajo una maltrecha bóveda.

Una breve parada y seguiremos el camino para adentrarnos poco a poco en el corazón de la Solana. En dirección noreste, el sendero se adentra en un frondoso robledal. En los claros del bosque podemos apreciar el despoblado y la sierra de Berroy y la Pardina de Asué.

Ribera de Fiscal y Peña Canciás
Este sendero se encuentra balizado por la Zona Zero de Aínsa, por lo que nos podemos encontrar ciclistas que desciendan por el mismo. Siempre estar atentos a esta posibilidad.

En media hora desde la ermita, el sendero se encuentra de frente con un muro (1220 metros), momento en el que cambia de dirección hacia el sur. 

En otros 15 minutos llegaremos a un escarpe rocoso (1290 metros) desde el que se tienen unas vistas espléndidas de la ribera de Fiscal y de parte de Sobrepuerto.

Ermita de San Mamés, Gábalo y Manchoya
Al noroeste, se divisa el cordal de Gábalo (1958 metros) y Manchoya (2033 metros), el Erata (2003 metros), su ermita de San Benito y el despoblado de Escartín. Más cerca, la ermita de San Mamés, cercana al pueblo de Asín de Broto y la falda sur de la Punta Aguilar (1642 metros), en la conocida sierra Coronas.

El sendero pasa por una borda en ruinas conocida como Caseta de Latorre y va contorneando cómodamente los suaves relieves montañosos, donde abunda el pino repoblado y, en algunos tramos, el erizón. En otros 30 minutos, enlazaremos con una pista (1360 metros) que ya no abandonaremos hasta llegar a Sasé.

Caseta de Latorre
En descenso, esta pista nos muestra vistas del macizo de Cotiella, de la torre del despoblado de Muro de la Solana y del cordal de las puntas Fobions (1934 metros), Corona (1942 metros) y Suerio (1954 metros). Rodeados de pino de repoblación y boj, tras 20 minutos pasaremos por delante de una ruinosa borda y, 15 minutos después, llegaremos a Sasé (1205 metros).

En su entrada, al lado de un coche abandonado, encontramos el PR-HU-42 en dirección a la ruinosa ermita de Santiago y al despoblado de Cajol.

Cordal de Fobions, Corona y Suerio
Entre la maleza de sus calles podemos observar pórticos señoriales y llamativos dinteles. El más antiguo es el de Casa Ambrosio, de 1690. Aún resisten preciosas chamineras en algunos tejados, como los de las casas Pedro y Vallés, junto a la amplia plaza del pueblo, donde también se halla el lavadero.

Pero si algo destaca en Sasé es la alargada torre-campanario de la iglesia románica de San Juan Bautista, considerada uno de los emblemas del valle de la Solana. La iglesia data del siglo XII con posteriores modificaciones, sobre todo en el siglo XVI.

Torre-campanario de la iglesia de San Juan Bautista
Sasé es el símbolo de la okupación rural en el Pirineo. En enero de 1996 un grupo de más de 50 personas, en situación de dudosa legalidad, se instalaron en el pueblo, propiedad del Gobierno de Aragón.

Pero en octubre de 1997, agentes de la Guardia Civil, atendiendo a una orden del Juzgado de Instrucción de Boltaña, procedieron al desalojo del pueblo. 

Hoy en día, como en otros pueblos de la Solana, continúan viviendo algunos okupas con un modelo limitado de autogestión.

Escuela de Sasé
El regreso lo realizaremos por el bien indicado PR-HU-42 en dirección Fiscal. Este sendero se toma junto a la fácilmente reconocible escuela, de color rosa, a escasos metros de la iglesia, y se encuentra delimitado por esbeltos y perfectos muros de piedra.

Iremos ganando panorámica en dirección sur, siempre acompañados por pinos de repoblación, con visión directa de Muro de la Solana, ubicado en la ladera opuesta, separado por el profundo barranco de Santiago. Más abajo, en nuestra misma ladera, se intuye el Camino del Yardó que también se dirige a Sasé. 

Interior de la iglesia de Sasé
El descenso es muy cómodo, lo que nos permite disfrutar del paisaje y de la cálida luz vespertina, que realza la silueta de las montañas. Veremos pueblos de la margen derecha del Ara como Ligüerre y Albella con su cercana ermita de San Úrbez.

Siguiendo las visibles marcas amarillas y blancas del PR pondremos rumbo a Fiscal, de nuevo entre boj y pinos. Obviaremos dos trazas de sendero que salen a nuestra izquierda y seguiremos en descenso pasando por delante de otra borda derruida.

Paseando por Sasé
Conforme vamos perdiendo altura, vuelve a aparecer el colorido de los robles. Atravesaremos una pista (810 metros) para caminar los últimos metros de sendero hasta encontrarnos con una borda en perfecto estado, y posiblemente aún utilizada, a pie de carretera.

En pocos minutos, siguiendo la carretera, estaremos de regreso en Fiscal, donde daremos por finalizada este interesante paseo tras hora y media de descenso.

Barranco de Santiago, Muro de la Solana y Ligüerre de Ara
Ruta circular de 10’5 kilómetros de distancia y un desnivel positivo acumulado de 630 metros realizada en poco más de 4 horas.

Track de Wikiloc aquí.

Sigue nuestros vídeos en nuestro Canal de Youtube.

Sigue nuestra amplia galería fotográfica en Pinterest. Todas las fotos de nuestras rutas se encuentran aquí.